Ciudad de México. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) enviaron a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) el anteproyecto por el cual se pondrá a disposición de operadores de telefonía acceso a los 11 millones de postes para alcanzar con fibra óptica hasta al 98.2% de la población, que es la cobertura del Sistema Eléctrico Nacional.

De acuerdo con las estimaciones de la CRE, se podrían lograr ahorros por hasta 44.744 millones de pesos (US$2.339 millones) en los siguientes años, debido a que las nuevas disposiciones reducen las tarifas, incrementan el número de operadores y fomentan la compartición, en lugar de que los operadores tuvieran que construir su propia infraestructura.

El anteproyecto plantea que el costo anual de acceso por poste se reducirá de 93.57 pesos (US$489) a máximo 76.89 pesos (US$402).

El cobro se realizará con base en el peso del cable; por ejemplo: para el cable más ligero, el cobro será de 15.38 pesos (US$80,4) por poste por año, mientras que, para el cable más pesado, normalmente cable coaxial, se pagarán 76.89 pesos (US$402) por poste por año.

También se reordenarán los cables actualmente tendidos sobre los postes y, en la medida en que se utilicen cables más ligeros, se dará cabida a un mayor número de operadores, permitiéndose al menos cuatro y hasta ocho dependiendo de la resistencia de los postes, en comparación con el máximo de dos operadores autorizados actualmente.

Las nuevas disposiciones permitirán la reducción de los costos de acceso a infraestructura pasiva (postes) para el despliegue de infraestructura de telecomunicaciones (fibra óptica), lo que permitirá la continuación de la tendencia de los operadores a ofrecer precios más bajos a los usuarios.

El anteproyecto pasará por un proceso de consulta por su impacto regulatorio.

El desarrollo del anteproyecto permitirá que en las instalaciones y derechos de vía se permita el acceso al mayor número de prestadores de servicios de la industria de telecomunicaciones sin menoscabo de las funciones y seguridad de dichas instalaciones de servicios de energía eléctrica y derechos de vía.

El tiempo de espera para el acceso en la situación actual para los prestadores con base en el análisis efectuado por la Comisión Reguladora de Energía sobre los “Lineamientos técnicos y administrativos para la instalación de redes de Telecomunicaciones en la infraestructura de distribución de CFE” se encuentra en un intervalo de 60 a 150 días hábiles, de los cuales se agregaron 90 días hábiles para aquellos procesos en los que no se especifica un plazo de respuesta dentro de los lineamientos.

El cálculo se realizó acorde a la estimación del capital inicial de los proyectos de telecomunicaciones, que de acuerdo con datos de 2017 del IFT, asciende a 65.800 millones de pesos (US$3.440 millones).

De acuerdo con la SCT, se desarrolló un modelo con base en el rendimiento que las empresas dejarían de recibir por el tiempo de espera en el acceso si alternativamente invirtieran en un activo financiero sin riesgo, tal como un bono a 10 años, los cuales con base en información del Banxico poseen actualmente una tasa de rendimiento de 7.22%.

Dio como referencia que, el despliegue de obra civil en redes de telecomunicaciones representa el 68% del total de la inversión anual de las empresas, la cual se utiliza de base para obtener el rendimiento perdido del capital, en un intervalo de tiempo de 60 a 150 días hábiles.

En materia de competencia económica, los Proveedores de servicios de telecomunicaciones y la Comisión podrán solicitar consulta, opinión u orientación general al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).