Quito. Una inversión en desarrollo de ocho hidroeléctricas convertirá al Ecuador en exportador de electricidad y transformará la matriz energética de este país que pasará del 40% al 90% de electricidad aprovechada del agua.

Así lo ratificó el presidente ecuatoriano Rafael Correa en su segunda participación en el programa De Frente, con el entrevistador Jorge Gestoso, transmitido este 22 de febrero por el canal Gama TV.

“Esto es salir del extractivismo” comentó el mandatario, que recordó que el Ecuador compra unos US$4.500 mil millones en combustibles, pero obtiene un retorno de apenas US$1.500 millones, debido a un subsidio que aplica el país a gasolinas, diesel y gas licuado de petróleo, tanto para hogares como para generación eléctrica.

También anunció que en este año se espera comenzar un plan piloto que regule estos subsidios que benefician en su mayor parte a los sectores más ricos.

El plan, que se desarrolla con apoyo uruguayo, dotará de un cupo de combustible (gasolina y gas) para cada familia y quienes lo superen pagarán el restante al precio sin subsidio.

Sin embargo, Rafael Correa enfatizó en que los mayores subsidios que el país ha efectuado no son al gas o a las gasolinas, sino al salvataje bancario de 1999, que intentó frenar la quiebra de la banca privada con un costo superior a los US$6 mil millones y, en segundo lugar, la sucretización de la deuda externa privada, que en 1983 superó los US$1.000 millones de costo para el Estado.

El programa enfatizó sobre cifras económicas de crecimiento, del 8% según la Cepal, el tercero en la región, y sus correlatos en desempleo, 5,1% y el nivel de salarios, que de manera histórica permite a cada familia, de 1,6 receptores de un sueldo básico, cubrir más del 90% del costo de la canasta básica, cuya brecha es 6,22%.