París. El grupo automovilístico francés PSA Peugeot Citroen espera liberar hasta 1.500 millones de euros de liquidez hasta 2018 gracias al acuerdo con el banco español Santander, que entrará con una participación del 50% en las filiales de concesión de crédito de once países europeos.

El director financiero de PSA, Jean-Bernard de Chatillon, explicó en conferencia de prensa que esa cantidad es la mitad de la capitalización actual de su división financiera, equivalente a la parte que se cederá al Santander.

De Chatillon precisó que el compromiso con la entidad financiera española, que está pendiente de finalización y debería formalizarse en el segundo semestre de 2015, significará que los dos socios crearán filiales con una participación equivalente en los once países europeos designados.

Uno y otro capitalizarán el 50% a la altura necesaria para alimentar los créditos destinados a los clientes del fabricante automovilístico.

La operación permitirá a PSA prescindir "lo más pronto posible" de la garantía de 7.000 millones de euros que le ha venido ofreciendo el Estado francés a la división financiera desde octubre de 2012 ante las dificultades que tenía para obtener capitales directamente en el mercado a causa de la delicada situación del grupo automovilístico.

PSA confía en que su alianza con el Santander, "primer banco de la zona euro en términos de capitalización bursátil", reducirá sus costos de financiación de forma significativa.

La entrada de la entidad española en Banque PSA Finance es una de las medidas para tratar de salvar la compañía francesa, que va a proceder por otro lado a una ampliación de capital de 3.000 millones de euros con la que hará entrar en su capital a su socio chino Dongfeng y al Estado francés.