La Habana. La consolidación de la terminal de contenedores y la recepción de más de 300 solicitudes de inversión en la Zona Especial de Desarrollo (ZEDM) afianzan hoy al puerto cubano de Mariel como un importante enclave económico de la isla.

Las autoridades cubanas recibieron más de 300 pedidos de inversión en la Zona Especial de Desarrollo que se conforma aledaña al Mariel, un puerto de aguas profundas ubicado a 45 kilómetros al oeste de La Habana, adelantó la directora general de la Oficina Regulatoria de la ZEDM, Ana Teresa Igarza.

"Las solicitudes recibidas están en proceso de preparación de sus respectivas documentaciones", dijo la funcionaria, quien dirige la Oficina Regulatoria, una entidad bajo jurisdicción directa del Consejo de Ministros y encargada de recibir los intereses de empresarios.

Los proyectos aprobados están en proceso de registro mercantil y se darán a conocer una vez estén establecidos en ese lugar, llamado a convertirse en el principal centro logístico y de trasbordo para Centroamérica y el Caribe.

Igarza explicó que la ZEDM está concebida con una vocación que prevé espacios para varias ramas de la industria e incluye la prestación de servicios modernos, por lo que ya existen empresas en proceso de establecimiento que tributan a estos sectores y producirán bajo el sello de Cuba.

Señaló que el desarrollo de la ZEDM comenzó por el área más próxima al puerto, donde se construyó una moderna terminal de contenedores, la cual ya tiene concluidas las infraestructuras portuarias, ferroviarias y viales, así como la primera manzana logística.

La terminal de contenedores de Mariel, inaugurada hace un año y medio, ya asimila una capacidad de 250.000 contenedores de 20 pies (TEUs), cifra similar a todo el tráfico que recibía el puerto de La Habana, ahora destinado a fines turísticos.

"El traspaso total de esas operaciones constituyó precisamente una de las tareas fundamentales que asumió la terminal en 2014, cumplimentada con éxito", dijo José Leonardo Sosa, vicepresidente de Almacenes Universales, la entidad estatal cubana dueña de la terminal.

Además del tráfico doméstico de contenedores que ya asimila el enclave, Sosa aseguró que realizan pequeñas operaciones de trasbordo buque a buque, actividad con mayores potencialidades para desarrollar en la terminal por el parque de última generación instalado.

En ese primer año de funcionamiento, también se concentraron en capacitar a los cerca de 300 técnicos y profesionales que trabajan actualmente en la plataforma, elemento determinante para alcanzar los rendimientos previstos.

En las últimas semanas se concluyó un patio ferroviario de 600 metros de longitud con cuatro carriles, que posibilita el enlace de ese enclave con la red ferroviaria nacional, y así optimiza recursos en la distribución de cargas y pasajeros.

De manera paralela se continúa avanzando en el dragado del canal de entrada del puerto para poder recibir a finales de junio próximo embarcaciones de la generación Panamax, y a inicios de 2016, los post-Panamax, capaces de transportar 12.500 TEUs, carga cuatro veces superiores a la que asimilaba el puerto de La Habana.

Con capital totalmente cubano, la terminal de contenedores es propiedad de Almacenes Universales pero administrada por el grupo PSA Internacional (Autoridad Portuaria de Singapur), uno de los líderes en operaciones portuarias y primero en labores de trasbordo a nivel mundial.

Según las proyecciones, el muelle, que hoy tiene unos 600 metros, podría extenderse hasta 2.400 metros y ampliar el parque tecnológico para procesar una capacidad de tres millones de TEUs al año, lo que permitiría responder a la actividad de trasbordo en la región.

Inaugurada oficialmente en enero de 2014 por los presidentes de Cuba y Brasil, Raúl Castro y Dilma Rousseff, la moderna instalación es el complemento de la ZEDM, primera creada en la isla con el objetivo de convertirse en un motor de la economía, generar exportaciones, atraer las inversiones extranjeras y generar empleo, bajo condiciones fiscales y laborales ventajosas para las empresas extranjeras.