Montevideo. El saturado puerto de Montevideo, la mayor terminal de Uruguay, invertirá unos US$150 millones hasta el 2013 para mejorar su infraestructura, puesta al límite por la fuerte expansión en el volumen de carga, dijo este viernes su administrador.

El presidente de la estatal Administración Nacional de Puertos (ANP) de Uruguay, Alberto Díaz, dijo en una entrevista que proyecta que la actividad en la terminal de Montevideo crecerá un 10% interanual en el 2012, tras expandirse un 38% en los últimos doce meses a septiembre.

"Con el ritmo actual estamos descargando cerca de 70 contenedores por hora por barco y nos vemos acotados a la cantidad de contenedores que se pueden bajar", dijo Díaz.

Las inversiones apuntarán a liberar espacios y aplicar mejoras en la gestión, buscando reducir los tiempos de maniobra de mercadería.

Un programa de acción será acordado con agentes privados en los próximos días.

"El techo (de expansión) estará en la productividad y en el espacio. No habrá posibilidad de crecer mucho más. Para el año que viene no tenemos problema, (pero) para 2013 esperemos tener una solución", agregó Díaz en referencia a las dificultades operativas planteadas por el crecimiento de la carga.

Díaz dijo que del total a invertir en los próximos dos años unos US$80 millones se destinarán al muelle multimodal C -que estará operativo a fines de 2013-, y unos 40 millones de de dólares a la construcción de un nuevo puesto granelero que moverá un millón de toneladas de carga.

Además, está prevista la inversión de unos US$20 millones para el depósito de contenedores vacíos y otros US$10 millones en un predio de almacenaje de vehículos importados.

Otros US$180 millones serán invertidos en la terminal en el largo plazo, explicó.

Al límite. Díaz indicó que por la terminal de Montevideo actualmente están transitando granos, lo que quita espacio. La economía de Uruguay está en su noveno año consecutivo de crecimiento, con un tasa de expansión anual promedio de un 6,3% entre 2004 y 2010.

"Los puertos para mover graneles deberían ser los de Nueva Palmira y Fray Bentos", dos ciudades en el río Uruguay a unos 250 y 300 kilómetros, respectivamente, al oeste de la capital.

El 50% de la carga que pasa por Montevideo está en tránsito, ya que las terminales uruguayas operan bajo el régimen de puerto libre.

"Los barcos vienen cada vez más grandes, pero nosotros no podemos descargar un barco entero. Un barco de 5.000 TEUs (100.000 pies) no viene para Uruguay, pero si viniera y lo quisiéramos bajar y subir no nos da el tiempo con los rendimientos actuales", concluyó el funcionario.