San Juan. El presidente de Aerostar Airport Holdings -consorcio que operará durante 40 años el Aeropuerto de San Juan-, el mexicano Agustín Arellano, dijo este viernes que trabajará para que el Luis Muñoz Marín se mantenga como el primer aeródromo del Caribe.

Arellano, que debido al ambiente hostil que existe en la isla se ha visto obligado a defender la operación en los medios locales, dijo en declaraciones a la emisora WKAQ que ese trabajo es necesario para que el Aeropuerto de San Juan no pierda competitividad.

"El Aeropuerto de San Juan ha perdido competitividad frente al de Santo Domingo", aseguró como ejemplo Arellano, para quien la entrada de Aerostar Airport Holdings, consorcio formado por el grupo mexicano Asur y el fondo estadounidense Highstar Capital, hará posible mantener en primera línea a San Juan en el área del Caribe.

Arellano subrayó que el Luis Muñoz Marín no va a convertirse en el aeropuerto "de los mexicanos" y dijo -en tono jocoso- que a pesar de que los mariachis tienen una alta significación cultural no recibirán a los pasajeros en el aeródromo de San Juan.

Las palabras de Arellano siguen al ambiente hostil que existe en Puerto Rico frente al contrato por el que Aerostar Airport Holdings operará durante las próximas cuatro décadas el Luis Muñoz Marín.

Comentaristas, colectivos sociales y sindicatos llevan semanas mostrando su rechazo al contrato, que aseguran supondrá pérdida de puestos de trabajo y de soberanía, además de presentar la operación como la caída del aeropuerto en manos de una empresa mexicana.

"El aeropuerto no se vende, sino que se da su administración", aclaró Arellano, tras recordar que se ha entrevistado ya a 149 de los 254 empleados del aeropuerto para ofrecerles un puesto de trabajo y que en un breve plazo todos los funcionarios del aeródromo contarán con una oferta laboral para unirse a Aerostar Airport Holdings.

"Sigue siendo el aeropuerto de Puerto Rico", afirmó el directivo, que dijo que enviaba ese mensaje para los que todavía piensan que la operación no va a llevarse a cabo finalmente.

"Aerostar Airport Holdings es una empresa puertorriqueña formada al 50% por mexicanos y estadounidenses", sostuvo Arellano, después de reiterar que el objetivo de la operación es convertir al Luis Muñoz Marín en un aeropuerto de clase mundial.

Las palabras de Arellano llegan después de que el pasado miércoles cerca de un centenar de personas se manifestaran ante la sede del Ejecutivo puertorriqueño, La Fortaleza, para protestar contra el contrato.

La manifestación estuvo convocada por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT), el Movimiento Unión Soberanista (MUS) y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), la Hermandad de Empleados de Oficina, Comercio y Ramas Anexas de la Autoridad de los Puertos y la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (Utier).

El contrato por el que Aerostar Airport Holdings operará el Luis Muñoz Marín lo firmó la Administración del ex gobernador Luis Fortuño, que perdió las elecciones generales del pasado noviembre.

La operación tiene que ser ratificada todavía por la Administración Federal de Aviación (FAA, por su sigla en inglés) de Estados Unidos, lo que se espera ocurra en el plazo de las próximas semanas