Ciudad de Panamá. Este lunes 20 de enero se ha marcado como una fecha importante para la ampliación del Canal de Panamá, ya que se cumple con el plazo dado por el contratista de la obra Grupo Unido por el Canal (GUPC) para paralizar la obras.

El administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Luis Quijano, aseguró que los próximos días son decisivos. A la espera de lo que suceda está gran parte del mundo marítimo, el cual ha invertido miles de millones en modernizar sus infraestructuras en los últimos cinco años para adaptarse a la ampliación del Canal. Obra que está marchando a un ritmo de 25% de su capacidad, lo cual podrá traer retrasos en finalización.

En un estudio realizado por la Comisión de Transporte de los Estados Unidos sobre el impacto de la Ampliación del Canal de Panamá, al que tuvo acceso la Agencia de Noticias Panamá se afirma que los operadores de puertos y terminales de Estados Unidos están realizando grandes inversiones en instalaciones portuarias y la infraestructura del lado de tierra relacionados incluyendo los gastos locales de medidas de dragado y de seguridad.

Según la Asociación Americana de Autoridades Portuarias, se proyectan 63 puertos de Estados Unidos y sus socios del sector privado a gastar alrededor de US$46.000 millones en la nueva construcción y la modernización de los terminales marítimos en los próximos cinco años. 

Las autoridades portuarias públicas invertirán $18.300 millones, mientras que las inversiones del sector privado a un total $27.600 millones desde el año fiscal 2012 al año fiscal 2016.

Por la vía panameña pasa el 5% el comercio mundial y esto aumentaría en un 100% con la construcción de un tercer juego de esclusas que permitiría el paso de barcos más grandes como post panamax, esto disminuiría los costos de transporte de la mercancía.

El secretario de Transporte de EE.UU., Anthony Foxx, afirmó que "este estudio puede servir como una brújula para orientar nuestras inversiones portuarias en el mundo post panamax y ver si los puertos de nuestro país tienen capacidad para buques de mayor tamaño y ayudar a mantener nuestra competitividad global".

Un ejemplo de los proyectos que se realizan a la espera que concluyan los trabajos del tercer juegos de esclusas es en el Puerto de Miami, en el cual el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos está administrando el dragado de US$220 millones, que aumentará la profundidad de la bahía a 15 metros, permitiéndole recibir los grandes barcos "Post-Panamax" que pueden transportar dos o tres veces la carga de los buques normales, los mismos llegarán a través de las nuevas esclusas. 

Miami ha destinado US$2.000 millones en actualizaciones de infraestructura, incluidas grúas para descargar los barcos y un túnel de US$1.000 millones que conecta al puerto a grandes autopistas.

El puerto de Nueva York/Nueva Jersey, el más transitado de la costa oriental estadounidense, cuenta ya con un proyecto de US$2.300 millones para dragar y llegar a los 15 metros de calado. Además se necesitarán unos US$1.300 millones adicionales porque el puente de Bayonne que cruza el canal es demasiado bajo para los nuevos navíos.

ANPanamá conoció que un poco más cerca se puede observar, la inversión de Colombia. País que ha impulsado inversiones en los puertos de Cartagena, Barranquilla y Buenaventura con recursos cercanos a los 30.000 millones de pesos (US$15,5 millones). El de Barranquilla, con los trabajos de dragado y relimpia en la zona marítima al canal de acceso al puerto, pasará de 150 a 518 metros de ancho.

A estas inversiones les hace falta agregarles las que han realizado las navieras para tener flotas de post panamax que crucen el Canal ampliado.

El propio Canal ya ha sufrido las consecuencias de no tener capacidad para los post panamax, la línea Maersk, desde abril del 2013 cerró la ruta del este de Asia hacia los puertos de la costa este de Estados Unidos (EE.UU.), tales como Miami, Charleston y Savannah. Por economía de escala utilizarían barcos más grandes que pasarían por el Canal de Suez. La ACP esperaba recuperarla una vez se terminara de construir el tercer juego de esclusas.

Retrasos. Oficialmente la ampliación tiene unos seis meses de retraso, sin incluir los efectos que puede tener la situación actual. Pero los trabajos están realizándose a 25% y esto podría agravar la situación. "No solamente están esperando para la próxima semana posiblemente parar sino que ya se nota que no es la misma actividad que se tenía hace dos meses atrás. Muchas actividades se han descontinuado y han parado en sí” dijo Quijano el pasado jueves.

Agregó que esto no puede seguir así, “así que la próxima semana habrá decisiones de una manera u otra".

GUPC ha dicho este domingo que no necesariamente se paralizarán las obras el próximo lunes, y ha pedido la intervención de la Comisión Europea.

La empresa italiana Salini Impregilio, la cual es parte del consorcio Grupos Unidos por el Canal aseguró que la alternativa a la realización de los trabajos por parte de otro contratista implicaría un retraso en las obras civiles como mínimo de tres años, teniendo en cuenta el tiempo necesario para que ese nuevo contratista construya un nuevo conjunto de compuertas.

La ACP ha dicho que es poco lo que hace falta por terminar y que ya está en conversaciones con empresas que se harían cargo y que no se puede esperar dos o tres meses más, además que su esquema de trabajo estaría basado en productividad y eficiencia tratando de recobrar el tiempo perdido y no como lo hace GUPC que trabaja en base a sus problemas de flujo de caja.

ANPanamá conoció que aunque GUPC no decida abandonar la obra la ACP si podría tomar el control por incumplimiento. Hasta el domingo las negociaciones continuaban abiertas.