Berlín. La empresa alemana de ropa deportiva Puma delineó este martes nuevos objetivos a mediano plazo, con la previsión de impulsar las ventas ajustadas por tipo de cambio en alrededor de un 10% al año hasta 2022 y elevar su margen de ganancia operacional en cerca de 10% de la facturación para entonces.

Puma reportó un margen operacional de 5,6% para 2017, bastante por debajo de su rival germana Adidas y del líder del mercado Nike.

Puma, cuyas acciones se desplomaron en enero después de que su matriz francesa Kering dijo que escindiría la marca para sus accionistas, también afirmó que propondrá un dividendo de entre 25% y 35% de ganancias netas consolidadas a partir de 2019.

La empresa dio un giro en los últimos años al gastar fuertemente en el patrocinio de equipos de fútbol y asociarse con celebridades con la cantante Rihanna.

El mes pasado, Puma dijo que prevé elevar su ganancia operacional en otro tercio en 2018 e impulsar las ventas en un 10%, anticipando una recuperación en las ventas de artículos de fútbol.