El presidente ruso, Vladimir Putin, descartó este domingo cualquier insinuación sobre una guerra comercial con Europa por una investigación de la Unión Europea en torno a prácticas contra la competencia en las ventas de gas del monopolio estatal Gazprom.

"Tenemos relaciones cálidas y constructivas. No es una guerra comercial", dijo Putin a la prensa tras un Foro de Cooperación Económica del Asia-Pacífico (APEC) en la ciudad portuaria rusa de Vladivostok.

La Comisión Europea abrió la investigación este martes bajo las sospechas de que Gazprom, que pertenece en 50% al Kremlin, estaba entorpeciendo el libre flujo de gas en los 27 países de la UE, evitando una diversificación del suministro e imponiendo precios injustos sobre sus clientes al vincular los precios del gas con los del petróleo.

No obstante, Putin relacionó la reciente investigación a la crisis de deuda europea.

"Principalmente, la (investigación) deriva de la dura situación económica en la zona euro dado que estamos hablando mayormente de países de Europa del Este. La Unión Europea está mayormente subsidiando a las economías de Europea del Este", dijo Putin.

"Parece que ahora alguien en la Comisión Europea decidió que deberíamos compartir parte de esta carga (...) pero este enfoque no es constructivo", agregó.

Europa obtiene cerca de un cuarto de sus suministros de gas de Gazprom, el monopolio exportador ruso, a menudo bajo contratos a largo plazo cuyos precios mayormente están relacionados con el precio del petróleo y sólo un pequeño elemento vinculado a precios del gas más baratos.

Gazprom ha referido que posee razones legales y políticas para responder a la investigación, pero, reflejando su dependencia en el mercado europeo para casi la mitad de sus ingresos, ha evitado tomar cualquier acción que pueda interrumpir los suministros de gas.