Moscú. El primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, inauguró estedomingo un tramo del oleoducto que llevará crudo desde Siberia a China y describió sus negocios energéticos con el gigante asiático como un importante contrapeso para los clientes tradicionales de Europa.

Putin hizo declaraciones en la aldea de Skovorodino, en la parte final del oleoducto en el Océano Pacífico y al término de la construcción del tramo que llevará crudo siberiano a la localidad china de Daqing para fines del año. PetroChina es el importador.

"Este es un proyecto importante para nosotros porque estamos comenzando a diversificar las ventas de nuestros recursos energéticos. Actualmente los principales envíos van a nuestros socios europeos. Ellos reciben entre 120 y 130 millones de toneladas de nuestro petróleo hoy", dijo Putin a una radio rusa.

La relación de Rusia con Europa ha sido especialmente compleja en el tema de la energía desde que los suministros de gas fueron cortados al final de un invierno durante una disputa con Ucrania, un país clave para el tránsito.

Los esfuerzos europeos para diversificar los suministros han generado una respuesta rusa sobre su búsqueda de independencia respecto a su base tradicional de clientes occidentales, y la demanda está aumentando en China, la contraparte política de Occidente para Moscú.

Putin sostuvo que cuando comiencen los envíos, Rusia bombeará alrededor de 30 millones de toneladas de petróleo por año. Nuevas expansiones llevarán los envíos a 50 millones de toneladas, estimó.

"Esta es una competencia significativa para la ruta europea", aseveró.

Rusia inauguró en diciembre el oleoducto del este de Siberia al Océano Pacífico, dándole al mayor exportador del mundo una ventaja geográfica sobre abastecedores clave del centro-este de Asia en cuanto a sus envíos para China, Japón y Corea del Sur.