En los próximos días llegará a China el primer container de lácteos producidos por una pyme argentina, en lo que representa la apertura de un mercado nuevo para productos premium.

Se trata de un contenedor de 20 mil toneladas cargado de quesos gouda, muzzarella y reggiano producidos por la empresa láctea Capilla del Señor, ubicada en la localidad cordobesa de Villa María.

A esta primera exportación, por un valor de US$115 mil, se sumarán otras siete de pymes lácteas argentinas durante el 2012, según un acuerdo firmado por autoridades del Ministerio de Agricultura e importadores chinos.

La empresa Capilla del Señor actualmente exporta a países de la región como Brasil y Chile, además de otros destinos como Corea, especializándose en la producción de productos premium.

El gerente general de la empresa, Álvaro Ugartemendia, explicó que con esta primera venta el objetivo es "tratar de ir abriendo el mercado y concientizar a los chinos de que el queso argentino es de la misma calidad del queso europeo".

"Tenemos que entender que estamos yendo a un mercado de consumo premium, por una cuestión de magnitud de producción no podemos apuntar a abastecer al mercado masivo, pero si instalarnos en el sector premium", señaló el empresario.

La próxima llegada de este container se enmarca en los distintos viajes organizados en los últimos dos años por el Ministerio de Agricultura, que llevó en varias ocasiones misiones de empresarios lácteos argentinos a China.

En la actualidad, el mercado chino de productos lácteos masivos se abastece desde Estados Unidos, mientras que los productos premium, que son consumidos por la nueva clase alta china y por las cadenas de hoteles internacionales provienen, en su mayoría, de Europa.

En ese contexto, la apuesta desde la firma es darle continuidad a las exportaciones y que los productos de las pymes lácteas empiecen a tener presencia en el mercado premium chino.

Para Ugartemendía, existe una oportunidad "única para desarrollar el mercado, porque mientras que en Europa no podemos desarrollar nada, pero en China está todo por hacer".

El empresario, que viajó al país asiático en varias oportunidades, encontró "muy buena receptividad de los empresarios chinos (...) La verdad es que el gobierno argentino confió mucho en nosotros y nos facilitaron mucho las cosas, nosotros sabemos que los empresarios chinos no hubiesen sido tan abiertos sin la ayuda oficial".

En los próximos meses, partirá otro contenedor cargado con quesos argentinos hacia Beijing, aunque aún no está definido si serán productos de Capilla del Señor o de alguna otra pyme láctea nucleada en la asociación de pequeñas y medianas empresas del sector lácteo (Apymel).

Durante las últimas jornadas, empresarios chinos del Grupo BETC (Economic Trade Corporation) destacaron el potencial lechero del sector cooperativo argentino tras recorrer una planta de la firma Sancor.

BETC es el grupo chino que ya importó carne vacuna argentina a su país y es el que cerró la compra de ocho contenedores de quesos de alto valor agregado a Apymel.

Durante la visita a la planta de Sancor manifestaron interés en comprar leche para bebés, producto que se conoce como leche maternizada.

En el marco de una agenda de trabajo junto a la Subsecretaría de Lechería de la Nación, los importadores chinos visitaron las instalaciones de Sancor, ubicada en la ciudad santafesina de Sunchales, acompañados por el titular del área, Arturo Videla.

Allí fueron recibidos por el presidente de la cooperativa, Óscar Carreras, el gerente general, Jorge Arnaudo, y demás autoridades que componen el directorio de la empresa láctea.

Luego de una recorrida por las instalaciones del complejo industrial, se realizó una presentación institucional sobre el potencial lechero del sector cooperativo argentino y el de la empresa en particular, como principal exportador de productos lácteos.