Cada vez son más las pymes españolas que ven en Brasil una oportunidad de negocio ante la creciente demanda de una clase media, más pujante y con mayor poder adquisitivo, y sobre todo por el ritmo de crecimiento sostenido del país, cuyo PIB aumenta a tasas anuales del 4%.

En los últimos años salieron de la pobreza 50 millones de brasileños, que se han incorporado a una clase social con mayor poder de gasto que consume desde gastronomía hasta productos de alta tecnología.

La empresa de gastronomía 'Entretapas' que dirige Antonio Alcaraz en Río de Janeiro es un ejemplo del éxito que pueden tener las pymes españolas en Brasil.

La final del Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 en esta gran ciudad le abre un futuro próspero, y sobre todo la creciente demanda interna.

"Es una buena oportunidad, la ciudad se está modificando y está mejorando toda el área cercana al puerto", aseguró a EFE en las jornadas "Invertir en Brasil. Exportar a Brasil", organizadas por IE Business School y Casa América.

Alcaraz decidió abrir un negocio en Brasil porque "ofrecía mejores oportunidades que España" en este momento de crisis. Las ventas del restaurante se incrementaron 32% el primer año y esperan un aumento de 144% para 2013.

No obstante, advirtió de la importancia de conocer el mercado brasileño antes de ubicarse y recomendó entrar de la mano de un socio local, ya que hay un exceso de burocracia y mucha normativa legal.

Iván Meacope es otro joven empresario español que decidió "dar el salto" al mercado exterior después de crear un portal de internet, junto con otro socio, hace once meses.

Su empresa, Maconverter, compra y vende productos de segunda mano de la marca Apple. Con una inversión de casi 12.000 euros, multiplicó sus transacciones en pocos meses.

"Tenemos muchos visitantes de todo el mundo, sobre todo de China, de EEUU y de Brasil y por eso nos hemos decidido a explorar nuevos mercados y entrar en Latinoamérica", comentó a Efe, tras resaltar que Brasil es una potencia que tiene un nivel adquisitivo importante y una clase media que demanda alta tecnología.

En tres meses la plataforma estará en marcha en Brasil, pero antes hicieron un estudio de mercado, de los hábitos de consumo, y mantuvieron contactos con distribuidoras y tiendas que pueden entrar en su portal.

Las pymes españolas también tienen grandes oportunidades de inversión en las infraestructuras de carreteras, puertos y ferrocarril que se están construyendo.

El embajador de Brasil en España, Paulo Cesar de Oliveira, recordó en este foro empresarial que Brasil necesita obras para tratamientos de agua o para viviendas.

El profesor del Instituto de Educación e Investigación en Brasil, Luca Borroni, aseguró que el país está hecho de pymes y éstas representan el 20% de su PIB y el 99% del tejido empresarial.

Existen 5,7 millones de pequeñas y medianas empresas en Brasil que generan casi 60 millones de empleos.

El director de la Cámara de Comercio Brasil-España, Antonio del Corro, indicó que Brasil es plataforma para exportar hacia doce países y que son 192 millones de ciudadanos los que consumen en esta región.

España es para Brasil el segundo mayor socio comercial, sólo por detrás de México, y en 2012 las exportaciones crecieron 8%.

Además, es el segundo mayor inversor extranjero en Brasil, y en 2011 el país latinoamericano recibió cerca de 4.046 millones de euros de inversión española.