Londres. Qatar, el segundo mayor inversor de Xstrata, dio marcha atrás con su apoyo inmediato a la oferta revisada de Glencore por la minera a pesar de un aparente acercamiento la semana pasada, argumentando este martes en una inusual declaración que aún estaba considerando su posición.

El pequeño y rico estado del Golfo Pérsico se ha convertido en una inesperada pieza clave para la nueva oferta por US$36.000 millones por Xstrata -la cuarta minera diversificada del mundo- y sus esfuerzos por conformar una potencia de la minería y el comercio.

El operador de materias primas Glencore presentó el lunes lo que dijo era su oferta final por Xstrata, tras un giro inesperado que puso fin a meses de estancamiento con el fondo soberano de Qatar.

A través de compras agresivas en el mercado desde que la propuesta de adquisición fue anunciada en febrero, el fondo soberano de Qatar ha acumulado una participación de más del 12% en Xstrata: una posición ideal en una estructura de acuerdo que permite que solo el 16,5% de los accionistas de la minera bloqueen cualquier oferta.

"Qatar Holding desea dejar en claro que no ha tomado ninguna decisión todavía sobre si aceptará o no la propuesta revisada", dijo en un breve comunicado, el primero desde que la oferta final de Glencore se conoció el lunes.

"QH tomará su decisión a su debido tiempo después de considerar cuidadosamente las implicaciones de los cambios de gestión propuestos, los demás elementos de la propuesta revisada y las opiniones de la junta de Xstrata", agregó.

El sorpresivo anuncio de Qatar en junio acerca de que no apoyaría la oferta inicial de Glencore -dueño del 34% de Xstrata- finalmente forzó al operador de materias primas a volver con una oferta de último momento la semana pasada, aunque no con el ratio que demandó inicialmente el país asiático.

Hasta este martes, Qatar se había mantenido en silencio respecto a la oferta revisada.

Fuentes familiares al asunto han dicho que Qatar, irritado por la presunción de que respaldaría automáticamente cualquier oferta mejorada por parte de Glencore, siente poca presión para definir su postura inmediatamente y hasta podría esperar hasta después de un comunicado de la junta directiva de Xstrata -pactada para el 24 de septiembre- y reservarla hasta una votación que podría realizarse en un mes.

Otros accionistas institucionales, en el proceso de ser consultados por la junta de Xstrata sobre si consideran su recomendación, dijeron el lunes que pensaban que el acuerdo podía concretarse, aunque no todos se mostraron conformes con los cambios, entre ellos un plan para convertir a Ivan Glasenberg, de Glencore, en presidente ejecutivo del grupo combinado en lugar de Mick Davis, de Xstrata.

Glencore confirmó que su oferta ahora es de 3,05 acciones nuevas por cada papel de Xstrata, por encima de la oferta anterior de 2,8, que Qatar desestimó por no ser suficiente.

Qatar dijo en junio que consideraba apropiado un ratio de 3,25 acciones nuevas por cada acción de Xstrata, pero en los últimos días ha indicado que podría ceder un poco.

La oferta revisada representa una mejora del 27% al ratio que ambas estaban negociando la semana pasada, cuando el mercado creía que el acuerdo iba a colapsar.

La nueva propuesta se hizo pública tras un fin de semana de intensas negociaciones y ha sido considerada por personas cercanas al acuerdo como más conciliatoria y menos agresiva que las presentadas a la directiva de Xstrata el viernes, minutos antes de que los accionistas de la minera votaran sobre la oferta original de Glencore.