Fabián Gosselín, CEO de Alsea, franquicia encargada de la operación de restaurantes como P.F Chang's, Dominos, Burguer King y Starbucks, entre otros, explica por qué les ha ido tan bien en Colombia.

-¿Las ventas son tan buenas como para abrir el segundo PF Chang’s?

-Sí, esto hace parte de un plan de desarrollo de todas nuestras marcas en todos los países donde estamos. Abrimos la primera hace 20 meses, probamos el modelo, vimos la aceptación que tenía el producto junto con el consumidor colombiano y ante los buenos resultados decidimos hace seis meses abrir la segunda tienda. Nos tardamos este tiempo en lo que es la construcción y acondicionamiento del sitio y estamos muy contentos de esa apertura al público. 

-¿Cuánto invirtieron?

-Unos US$2,5 millones una generación de empleo directo de unas 100 personas. 

-¿El primer local cumplió con los planes?

-Sí, ha superado las expectativas y cumplió el plan de negocio que teníamos. Hemos probado y por eso abrimos la segunda tienda. 

-¿Cuáles son las proyecciones que hay en su plan estratégico?

-En Colombia, abrir 30 unidades al año de las marcas que tenemos, un PF Chang’s al año a partir de este 2015, cerca de 20 Domino’s Pizza y cerca de 10 Starbucks por año. Ese es el plan de crecimiento orgánico. Hoy nos está dando, afortunadamente, tasas de crecimiento de alrededor del 25%y estamos muy satisfechos con el ritmo de crecimiento que tiene nuestro negocio en Colombia. 

-La llegada de Starbucks estuvo en la mira de los colombianos porque es la competencia directa de Juan Valdez, ¿cómo va esa marca en el país?

-Starbucks ha tenido muy buena aceptación en sus primeras seis tiendas que se abrieron en 2014 y la séptima la semana pasada. Yo creo que el consumo de café de alta calidad en general está subiendo, hay varios competidores, algunos arraigados en el país y por el consumidor colombiano desde hace muchos años, sin embargo yo creo que estaban esperando una experiencia diferente y por eso creo que el recibimiento que ha tenido la marca ha sido muy positivo. 

-¿No les preocupa la caída en los indicadores macro para este 2015 y para el 2016?

-Más que preocuparnos nos ocupa un tanto. Vemos el negocio de largo plazo y la tendencia de crecimiento de las clases medias en Latinoamérica y en Colombia en particular siguen bastante sólido. Sin duda esta coyunturas temporales de afectaciones en los ritmos de crecimiento por el petróleo o el tipo de cambio o de tipo sociopolítico o la volatilidad de la economía global que está más alta que antes afecta, creo yo que a largo plazo las tendencia no cambian y tenemos que estar flexibles y atentos para poder operar en las condiciones de corto plazo que a veces se generan en algunos mercados. 

-El tráfico vehicular es cada vez más caótico, el negocio de la comida fuera de casa crece mucho, ¿por eso su estrategia en Colombia?

-Así es, vemos aún un crecimiento de la industria de la comida fuera de casa, por otro lado del poder adquisitivo de las clases medias y medias bajas y por otro es que tenemos un portafolio de marcas muy robustas desde el punto de vista de la propuesta de valor que llega al consumidor y con las cuales nos sentimos muy cómodos para competir en el mercado. Ahora, la industria de los alimentos es muy competida, con muchas barreras de entrada. 

-¿Cómo van con las pizzerías?

-Muy bien, extraordinariamente bien, el crecimiento de las tiendas de Domino’s es una de las más altas de la compañía, decidimos el año pasado subfranquiciar en el interior del país donde no teníamos presencia y nuestros subfranquiciatarios están teniendo excelentes resultados , por lo cual hay bastante demanda para abrir más tiendas. Nosotros seguimos con los planes de abrir más tiendas corporativas en Bogotá, Medellín y Cali. 

-La renta es muy cara en Colombia, en ciudades como Bogotá y Cartagena. ¿Eso les dificulta el modelo de crecimiento?

-Ese es uno de los retos que tiene la industria, no es sólo de Colombia, sin embargo aquí el precio y la disponibilidad del bien raíz no es menor y eso es un tema al que nos enfrentemos en todos los países con la competencia por los espacios. Probablemente esta desaceleración de la que se habla genere una menor presión en el costo inmobiliario, pero bueno, es parte de los retos que tiene este negocio. 

-¿Han pensado franquiciar marcas como Starbucks?

-No lo hemos pensado, de hecho es una marca que prácticamente no maneja franquicias, así es que no en este momento.