Sólo dos de las tres firmas que sonaban para pujar por la participación de la Nación en Isagén presentaron las pólizas de seriedad de la oferta para formar parte de la subasta de la generadora, que se efectuará el próximo 13 de enero, según informó el Ministerio de Hacienda. Se trata de BRE Colombia Investments L. P., del fondo de inversión canadiense Brookfield Asset Management, y del Consorcio del Pacífico, de la empresa de energía chilena Colbún. La tercera firma, la franco-belga Engie (antes GDF Suez), que estaba entre los interesados, no presentó el requisito, con lo que queda por fuera del proceso.

Brookfield, con sede en Canadá, es un grupo internacional dedicado a la administración de activos, que tiene en sus mano US$$225.000 millones destinados para inversión. Trabaja en los sectores de bienes raíces, infraestructura e inversiones de capital privado. En el eléctrico tiene cerca de 100 años de experiencia y cuenta con 7.284 unidades en todo el mundo, de las cuales 5.372 son de generación hidroeléctrica, 1.577 del tipo eólico y 335 de otro tipo. Esa infraestructura le da una capacidad instalada de 7.300 MW. Su presencia más fuerte se encuentra en Canadá, con 81 centrales eléctricas. Genera también en tres estados de Estados Unidos y en Brasil.

Colbún, por su parte, es de origen chileno, tiene casi 30 años de existencia y se dedica a la generación de energía eléctrica. El 48% de su producción proviene de centrales hidroeléctricas y el restante, de termoeléctricas. En total tiene una capacidad instalada de 3.278 MW. Países de la región como Colombia y Perú se encuentran en los planes de expansión de la compañía.

Ayer, en medio de la expectativa por conocer los nombres de las firmas que finalmente pujarán por el 57,6% que tiene la Nación en Isagén, el título en la Bolsa de Valores de Colombia cerró como el más valorizado de la jornada, al situarse en $3.510 y subir 3,24%. Asimismo, es de recordar que en diciembre pasado el Gobierno decretó que el nuevo precio mínimo de la acción para la venta sería de $4.130, un aumento de 21,5% sobre el mínimo anterior, $3.399.

José Roberto Acosta, vocero de la Red de Justicia Tributaria, asegura que según sus cálculos el valor que se le ha fijado a Isagén está “subestimado” en cerca de $500 por acción, pues la inflación, cuyo dato oficial se dará a conocer hoy, hace que las tarifas, y por ende el flujo de caja de Isagén, crezcan ya no a cerca del 3%, sino por encima del 6%. “Los ingresos de Isagén son principalmente en pesos y ya no van a crecer al 3, sino al 6% o más. El retorno de la inversión en pesos para cualquier inversionista será casi el doble de lo estimado”.

De igual manera, advierte que los recursos de la venta no serán “para hacer carreteras, sino para capitalización bancaria, de la Financiera de Desarrollo Nacional, que les prestará plata a los constructores de las obras de 4G. Estamos cambiando un activo de generación hidroeléctrica para convertirlo en una entidad financiera, y recordemos que el Gobierno ha sido pésimo administrador de bancos”, dijo Acosta.