Quito. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, anunció que pondrá en vigencia el próximo lunes una nueva Ley de Hidrocarburos que permitirá nacionalizar campos de petroleras privadas y aumentará la participación del Estado en los recursos generados por la producción de crudo.

El mandatario hizo el anuncio luego de que la Asamblea Nacional, controlada por el oficialismo, no cumplió con el plazo de 30 días para aprobar o reformar el marco legal para el sector hidrocarburífero propuesto por el gobierno.

Ecuador, el mas pequeño de los países miembros de la OPEP, busca aumentar los recursos que obtiene del petróleo para financiar el gasto social realizado por el gobierno de Correa, que practica el llamado Socialismo del Siglo XXI.

Según la ley ecuatoriana, un proyecto económico urgente debe ser tratado por la asamblea en 30 días, si no lo hace puede ser puesto en vigencia por el Poder Ejecutivo.

La Asamblea, en una semana llena de disputas políticas que casi llega hasta a los enfrentamientos físicos, demoró el trámite de esta iniciativa permitiendo que el gobierno la ponga en vigencia.

"Si quieren reúnanse el domingo (a las) 7 de la noche, hagan lo que quieran (los asambleístas), pero el lunes en estricta defensa de la Ley y la Constitución enviaré esa ley para que se publique en el Registro Oficial y será ley de la República", dijo el mandatario en su habitual informe de labores.

La Asamblea convocó a la segunda y última sesión para tratar el proyecto este domingo, pero el primer mandatario argumenta que esa sesión no podía realizarse sino hasta el lunes por cuestiones reglamentarias, tiempo en el cual el plazo de 30 días estaría vencido.

"Con esta ley, petrolera que no cumple con las políticas del Estado se les nacionaliza el campo y se me van del país señores. Me dan mejores instrumentos para la nacionalización" agregó el mandatario desde la ciudad costera de Playas.

Nuevo esquema. El proyecto, que permitirá al gobierno trazar un marco base para la formulación de los contratos de prestación de servicios que al momento se negocian con las petroleras privadas, propone entre otras cosas asegurar para el Estado 25% de los ingresos brutos de la actividad extractiva de crudo.

El marco legal viabilizará además la creación de la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero y la Secretaría de Hidrocarburos que se encargarán de regular la actividad petrolera en el país y quitará a la pública Petroecuador la responsabilidad de firmar contratos de exploración y producción.

Ecuador produce un promedio de 470.000 barriles de crudo por día de los cuales un 56 por ciento es extraído por las empresas públicas como EP Petroecuador, Petroamazonas EP y Río Napo en asociación con la venezolana PDVSA.

El restante 44%, aproximadamente, es el aporte de las firmas privadas que operan en el país.

En la nación andina operan algunas de las principales petroleras activas en la región, como la española Repsol, la brasileña Petrobras, el consorcio chino Andes Petroleum y la italiana Eni.