Aún cuando en la región existen economías con un desarrollo pujante y fuerte, a tasas promedio que bordean entre el 6% y 7%, y países como Perú y Brasil que se elevan por sobre la media, no todo es miel sobre hojuelas en América Latina, al menos en materia de infraestructura.

En este sentido, Norman Anderson, President & CEO de CG/LA, Infrastructure LLC, compañía a cargo de este ránking, señaló que América Latina tiene que avanzar más hacia un desarrollo interno que permita orientar un énfasis en infraestructura, y no hacia un modelo que simplemente facilite las exportaciones de productos básicos.

Aunque despúes de la crisis global de 2008 la construcción en la región entró en una nueva y poderosa etapa, la que según los expertos generará una gran transformación y una elevada generación de riqueza, hay áreas que aún se deben potenciar.

De lo anterior, una de las principales problemáticas que se vislumbran en el futuro cercano podría ser la escasa profundización de la alianza entre el mundo público y el privado.

 

 

488