Puerto Cabello, Venezuela. Una tormenta eléctrica ocasionó el incendio de dos tanques de nafta en la refinería venezolana El Palito aunque la planta seguía operando pese al fuego, en un nuevo incidente que afecta a la principal industria del país socio de la OPEP.

Tras cerca de 12 horas de haberse declarado el incendio las llamas todavía eran visibles en la zona de tanques de la planta, aunque eran menos intensos que en la noche, dijeron este jueves testigos de Reuters.

El incendio de El Palito ocurre a menos de un mes de una poderosa explosión por una fuga de gas en la refinería de Amuay, la mayor del país, que dejó al menos 42 muertos y unas 1.600 viviendas afectadas.

"Un rayo encendió el fuego en los techos flotantes de dos tanques de nafta. No hay ningún herido ni se está consumiendo el producto. El incendio fue en los sellos de los tanques", dijo a Reuters el miércoles el ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, vía telefónica.

Explicó que el patio de tanques del complejo está localizado lejos de las unidades de proceso, por lo que hasta ese momento no existía la necesidad de detenerlas y descartó la evacuación de las viviendas cercanas al centro.

El Palito ha experimentado en los últimos años repetidas fallas operacionales en su craqueador catalítico, que elabora gasolina y otros derivados livianos.

Grandes llamaradas de varios metros de altura en la boca del tanque y una gruesa columna de humo eran visibles el miércoles a kilómetros del lugar, mientras que funcionarios de la Guardia Nacional acordonaron la zona.

El Palito, con capacidad de 146.000 barriles por día y que atiende principalmente al mercado doméstico, se encuentra ubicada en el estado Carabobo al margen de una vía expresa muy transitada que comunica al centro con el occidente del país.

Ramírez aclaró que no fue una explosión, mientras que el alcalde Rafael Lacava dijo al canal estatal VTV que la tormenta eléctrica que precedió el incendio fue de grandes proporciones.

Un funcionario de Protección Civil dijo a medios locales que la Guardia Nacional cerró el tránsito en las vías que conducen a la instalación con el fin de agilizar el ingreso de camiones cisternas que ayuden a combatir el fuego.

El accidente es el último de una larga lista de sucesos que se desencadenaron a partir del 2002 cuando el presidente Hugo Chávez despidió a miles de trabajadores, gerentes y técnicos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) por participar en una huelga en su contra .

El Palito ha experimentado en los últimos años repetidas fallas operacionales en su craqueador catalítico, que elabora gasolina y otros derivados livianos. En junio de este año la gerencia de la planta decidió someter la unidad a un plan de mantenimiento cuya culminación aún no se ha informado.

Expertos aseguran que retrasos en las inversiones, la pérdida de recurso humano suficientemente calificado, la falta de mantenimiento y la politización de la firma son los factores que han propiciado las persistentes fallas y el incremento de su severidad en los últimos años .

El accidente de Amuay, el más severo que ha ocurrido en la historia de la industria petrolera local y cuyas causas aún se desconocen, conmocionó a los venezolanos en medio de la campaña para las cruciales elecciones del 7 de octubre.

Amuay, la cuarta mayor refinería del mundo e integrante del Centro Refinador Paraguaná (CRP) en el occidental estado Falcón, aún no se encuentra completamente operativa tras al letal suceso, por lo que el suministro al mercado interno y a clientes externos depende en mayor medida del resto de las refinerías de Pdvsa.