Este lunes se han vuelto a abrir en Venezuela las nueve tiendas franquiciadas de la marca española Zara que permanecían cerradas desde el día viernes por un supuesto cambio de precios tras la devaluación de la moneda local. 

Al parecer las franquicias corrigieron las supuestas irregularidades por las que habían sido castigadas, por lo que se les permitió reabrir sus puertas desde este lunes en la tarde.

Las tiendas cerradas de Zara, que comercializa en el país la venezolana Phoenix World Trade, habían sido multadas además por 5.000 unidades tributarias (unos US$ US$85.000) por el Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis).

El director nacional de Fiscalización del instituto estatal Indepabis, Trino Martínez dijo a EFE que los fiscales del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) recorrerían durante el día las nueve tiendas para verificar que durante el cierre del fin de semana "anularon el remarcaje de precios".

Osiris Pacheco, coordinadora de Indepabis en el estado Miranda, al que pertenece buena parte de Caracas, le dijo a Efe que además de Zara, fueron castigadas con medidas similares el mismo viernes las empresas Beco, una red venezolana de tiendas similar a la firma española, y la cadena nacional de ferreterías Epa.

El Gobierno venezolano ha advertido que desde que el pasado 13 de febrero entró en vigor la devaluación del 32% de la moneda local frente al dólar se ha desatado "una ola especulativa".

El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, lanzó la semana pasada una advertencia "al gran capital" de que el gobierno "está listo para actuar con todo contra la oleada especulativa".

La sanción con tres días de cierre es una de las medidas que habitualmente adoptan los órganos fiscalizadores del gobierno de Caracas cuando encuentran algún tipo de irregularidad legal en un establecimiento comercial o industrial en Venezuela.

*Con información de EFE