La reapertura del mercado chino a la carne bovina brasileña anunciada en el marco de la visita oficial del presidente de la República Popual de China, Xi Jinping a Brasil la semana pasada, representa un fortalecimiento de la posición exportadora del vecino país, según destacó el ministro de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento, Neri Geller.

Las ventas brasileña a China crecieron hasta llegar en 2012 a un pico de US$370 millones, constituyendo un reconocimiento a la calidad que tiene las carnes brasileñas y al estado sanitario de su ganadería, sostuvo el funcionario.

Las importaciones chinas se habían suspendido a raíz de la aparición de un caso de vaca loca “atípica” en el Estado de Paraná en diciembre de 2012.

Las exportaciones de carne a China pueden ascender a un monto de entre US$800 millones y US$1.200 millones en 2015, según estimó Geller.