El temor a que Bank of America se vea obligado a recomprar a inversores miles de millones de dólares en bonos hipotecarios en problemas opacó ganancias mejores a las esperadas del mayor banco de Estados Unidos, y provocó una caída de 4,37% de sus acciones.

Un grupo de inversores acusó al banco de empaquetar inapropiadamente hipotecas en bonos por US$16.500 millones. Bloomberg News reportó que la Reserva Federal de Nueva York y el fondo de bonos Pimco estaban entre los inversionistas.

Las acciones de Bank of America subieron en un comienzo de la sesión del martes, porque el prestamista número uno de Estados Unidos reportó ganancias que superaron las estimaciones, pero pasaron abruptamente a terreno negativo tras el reporte de Bloomberg.

"Esto es más combustible para una venta masiva", dijo Todd Schenberger, director gerente de LandColt Trading. "Uno puede pensar que todas las financieras tendrán que hacer esto en el futuro", añadió.

Reclamos. En un recordatorio de que la crisis hipotecaría puede pesar sobre el banco durante años, BofA dijo que había recibido US$18.000 millones en reclamos por préstamos hipotecarios en falta que podría tener que volver a comprar. De ese total, estima que dos tercios corresponden a las entidades respaldadas por el Gobierno Fannie Mae y Freddie Mac.

Y si bien ejecutivos de BofA dijeron que creían que la empresa había cumplido con dos tercios de todos los pedidos de recompra de Fannie Mae y Freddie Mac, no podían "estimar razonablemente" el tamaño final de los reclamos de aseguradoras e inversores privados.

La renovada preocupación sobre si los bancos serán forzados a recomprar miles de millones de dólares en bonos hipotecarios coincidió con moratorias parciales de ejecuciones de viviendas, luego de que se encontraron problemas en la documentación.

Las noticias han atemorizado a inversores que esperaban una recuperación en el sector bancario.

El presidente financiero de BofA, Chuck Noski, desestimó las preocupaciones de que las declaraciones juradas que respaldaban las ejecuciones de casas hubiesen sido preparadas incorrectamente y que esa documentación incompleta pueda llevar a una escalada de recompras.

Moynihan dijo que el banco no sería tímido a la hora de luchar contra inversionistas cuya actitud era: "compré un Chevy Vega pero quiero que sea un Mercedes".

Resultados. Más allá del problema de las hipotecas, algunos analistas cuestionan si BofA puede continuar generando ganancias con la reducción de las reservas destinadas a cubrir préstamos impagos, y sin que haya un crecimiento de su negocio estructural.

"La baja de la provisión para riesgos es algo que hemos visto en todos los bancos. La pregunta es si BofA puede continuar en esa tendencia", dijo Heinz-Gerd Sonnenschein, estratega de Postbank en Bonn.

BofA, al igual que JP Morgan Chase & Co y Citigroup Inc, superó las previsiones de los analistas en el tercer trimestre.

Goldman Sachs Group Inc, que domina el sector de banca de inversión de Estados Unidos, también reportó este martes resultados mejores a los esperados.

Excluyendo un cargo no monetario por activos intangibles, BofA reportó ganancias de US$3.100 millones, o US$0,27 por acción. Los analistas habían previsto una utilidad de US$0,16 por acción, según Thomson Reuters.

Incluyendo un cargo previamente anunciado de US$10.400 millones por su negocio de tarjetas, el banco reportó una pérdida neta de US$7.300 millones, o US$0,77 por acción, frente a una pérdida de US$2.200 millones, o US$0,26 por papel, de un año atrás.

Los ingresos, sin contar gastos por intereses, crecieron un 2,2% a US$26.900 millones frente al año anterior.

Pero algunos de los negocios claves del banco continúan cayendo.

La ganancia neta por concepto de intereses -el dinero que el banco gana de los intereses de los préstamos- cayó por cuarto trimestre consecutivo.

La totalidad de los préstamos continuó contrayéndose. El banco reportó US$933.000 millones en préstamos totales al 30 de septiembre, un 2% más que en el año anterior, pero un 2,4% menos que al 30 de junio.