En el segundo paquete de licitaciones de la Ronda Uno en exploración y producción de hidrocarburos, la principal diferencia respecto de la primera fue la reducción en los controles a las empresas, ya que el gobierno decidió regresar al contenido esencial de la Ley de Hidrocarburos, dijo Lourdes Melgar, subsecretaria de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía.

Están a la espera también de que Pemex defina en las siguientes semanas cuáles serán los campos en los que busca asociarse. Cabe destacra que son los que están cerca de los bloques Bolontiku, Sinia y Ek, en manos de Pemex. Son parte del proceso de asociación que quiere llevar a cabo la petrolera estatal.

La meta es que los primeros barriles de producción privada se obtengan en un par de años.

En los cambios más importantes en el paquete de licitaciones se requiere que el operador compruebe que participa en proyectos que incluyan una producción de al menos 10.000 barriles.

Se ha determinado también que las empresas pueden crear consorcios sin tener una razón social mexicana, pero explica el presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda, que para la firma del contrato se requiere forzosamente que la compañía esté asentada en territorio nacional.

Explicó también que las reglas para armar un consorcio lo obligan a tener un capital de al menos US$1.000 millones, el cual se debe mantener a lo largo de la vida del contrato. Las áreas en este proceso licitatorio son Amoca, Miztón y Teocalli; Hokchi; Xulum; Ichalkiy Pokoch; y Misón y Nak.