Londres. La producción mundial de trigo caería a un mínimo de cinco años tras reducciones significativas en las proyecciones de cosechas en la Unión Europea y Rusia, dijo este jueves el Consejo Internacional de Cereales (CIC).

El órgano intergubernamental redujo su pronóstico para la producción global del cereal en 2018/19 en 16 millones de toneladas, a 721 millones de toneladas, el nivel más bajo desde la temporada 2013/14.

La cosecha de trigo de la UE fue estimada en 139,9 millones de toneladas desde la proyección anterior de 147,3 millones de toneladas, con revisiones a la baja en los pronósticos de los cuatro principales productores del bloque comercial: Francia, Alemania, Reino Unido y Polonia.

El clima seco y cálido en el centro y norte de Europa ha dañado los cultivos en las últimas semanas e hizo que los futuros del trigo Euronext subieran a máximos de tres años esta semana.

El clima seco y cálido en el centro y norte de Europa ha dañado los cultivos en las últimas semanas e hizo que los futuros del trigo Euronext subieran a máximos de tres años esta semana.

"Más aun, con los resultados decepcionantes que se están reportando en la cosecha actual, existe el potencial de más recortes de producción en futuros informes del mercado de granos", afirmó el CIC.

La cosecha de trigo en Rusia caería a 66 millones de toneladas, que se compara con un cálculo previo de 70,9 millones de toneladas y muy por debajo de los 84,9 millones de toneladas de la temporada anterior.

El CIC estimó que los inventarios globales de trigo caerán a un mínimo de dos años de 247 millones de toneladas y que la producción no logrará equiparar el ritmo del consumo en 2018/19, que fue estimado en 739 millones de toneladas.

La entidad mantuvo su pronóstico para la producción mundial de maíz en 2018/19 en 1.052 millones de toneladas, levemente por sobre los 1.044 millones de toneladas del ciclo anterior, pero un segundo déficit global consecutivo, dado que se espera un consumo de 1.098 millones de toneladas.

En tanto, la producción global de soja en 2018/19 alcanzaría los 359 millones de toneladas, marginalmente sobre una proyección previa de 358 millones de toneladas. El CIC proyecta un pequeño superávit global, con un consumo de 356 millones de toneladas.