Buenos Aires. La segunda mayor refinería de Argentina, de la filial local de Royal Dutch Shell, estaba bloqueada este jueves por segundo día consecutivo por una protesta vecinal, en momentos en que la escasez de combustibles se agudiza en algunas zonas del país.

La refinería, ubicada en un municipio vecino a Buenos Aires, tiene una capacidad de procesamiento de 18.000 metros cúbicos diarios y es la única que opera Shell en Argentina.

"Desde ayer (miércoles), un grupo de vecinos del barrio está bloqueando la entrada y salida de un área donde está la refinería. Pide (la instalación de servicio de) luz, cloaca y agua", dijo a Reuters una fuente de la fuerza de seguridad Prefectura Naval bajo condición de anonimato.

Los manifestantes mantenían cortados los accesos a un área, donde además de la refinería se encuentran otras empresas, aledaña a un barrio precario, Villa Inflamable, donde habitan unas 5.000 personas.

La demanda de gasolina y diésel en Argentina aumenta junto a la proximidad del receso invernal, lo que ha tornado insuficiente el aumento de la entrega de combustibles al mercado por las petroleras, según fuentes del sector.

La industria petrolera se convirtió en blanco de distintas protestas en los últimos meses, lo que golpeó fuertemente la producción de crudo, que en abril se derrumbó un 19,1% interanual, según el último dato disponible del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG).

Desde que a fines del año pasado comenzaron las protestas en todo el país, manifestantes y trabajadores en huelga amenazaron con interrumpir la importación de gas desde Bolivia, paralizaron por semanas la producción de crudo en algunas zonas, dejaron inactiva una planta de almacenamiento durante un mes y afectaron a las refinerías.

Los analistas advirtieron que las protestas continuarán durante gran parte del 2011 debido a la tensión política que está generando la proximidad de las elecciones generales de octubre.