Con apoyo del sector privado, avanzará la reforma energética aprobada el año pasado para la cual se prevé una inversión total de US$62.500 millones en los próximos tres años en la construcción de gasoductos, la primera y segunda fases de la Ronda Uno y los proyectos de generación y transmisión de electricidad, aseguró el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

En la primera presentación de los avances de las reformas estructurales ordenada por la presidencia de la República, los titulares de Energía, de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin, y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, detallaron los elementos que ya se han implementado, sobre todo en términos legales, ya que sus presentaciones se basaron en las inversiones esperadas en esta administración.

Hasta ahora, se cuenta con la transformación de Pemex y la CFE en empresas productivas, la creación de los Centros Nacional de Control de Gas (Cenagas) y del de Control de Energía (Cenace) y la Agencia de Seguridad Industrial y Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (Asea), el diseño de las dos primeras fases de la Ronda Uno para adjudicaciones de campos someros, 83% de las reservas 2P asignadas a Pemex en la Ronda Cero, planes para incrementar en 54% la red mediante nuevos gasoductos, proyectos para convertir siete centrales eléctricas de combustóleo a gas y para construir 21 nuevas plantas eléctricas entre renovables y ciclo combinado, además de las reglas del mercado eléctrico mayorista y los lineamientos para la emisión de certificados de energías limpias en electricidad.

A la espera de inversiones. Pero lo más importante está por venir, aseguraron, ya que por la construcción de nuevas centrales de generación eléctrica se estima una inversión de US$23.790 millones, de los cuales 3.300 vendrán de productores independientes privados al 2018. Además, se estima una inversión total de US$4.450 millones en la modernización y ampliación de la red de transmisión, mediante siete nuevas líneas de las cuales ya se han adjudicado seis.

En la construcción de gasoductos mediante adjudicaciones a terceros tanto de CFE como de Pemex, la inversión durante esta administración ascenderá a US$13.056 millones para lograr una ampliación de 54% de la red que se tenía en 2012, llegando a 17.745 kilómetros.

Finalmente, la primera fase de la Ronda Uno, para exploración de 14 campos en aguas someras, tendrá una inversión de US$8.525 millones a tres años y de US$16.700 millones a cinco, mientras que la segunda fase, de desarrollo de nueve campos también en aguas someras, traerá los recursos restantes esperados por US$4.450 millones.

Inventario de avances:

- Pemex y CFE son empresas productivas, con nuevo gobierno corporativo y una transformación orgánica aprobada por su Consejo.

- Se crearon el Cenace, el Cenagas y la Asea, y se transformaron la CRE y la CNH, con mayor presupuesto para su actividad regulatoria.

- Se aprobó la construcción de 21 nuevas plantas generadoras de electricidad, entre renovables y ciclo combinado.

- Se publicaron las reglas del mercado eléctrico mayorista y los lineamientos para la emisión de certificados verdes en electricidad.

- Se amarró un incremento de 54% de la red de gasoductos, cuyas licitaciones y construcciones van en distintas etapas.

- Se diseñaron las dos primeras fases de la Ronda Uno de licitaciones petroleras a privados.

- Se concluyó la Ronda Cero de asignaciones a Pemex.

Crudo barato descuadra resultados. El entorno internacional de la caída de los precios del petróleo ha frenado la implementación de la reforma en los tiempos de las fases de la Ronda Uno y la modernización del sistema de refinación nacional, y con ello el gobierno requiere cada vez más de los inversionistas, tal como lo dejaron claro los titulares del sector en la presentación de los avances, donde se mantuvo opacidad en torno de la explotación geotérmica.

Arturo Carranza, analista de Solana Consultores, explicó que las exposiciones de los titulares de Energía, Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se enfocaron en tratar de rescatar el ánimo —con ejemplos como la recesión global que mencionó Emilio Lozoya y cómo México resultará un destino rentable—, y ello obedece a que existe desánimo entre las empresas del sector que están en un momento complicado para invertir.

“Pareciera que están remando contra este contexto internacional, y como cabezas del sector deben enfocarse en inyectar ánimo entre los inversionistas; sin duda han cumplido con un calendario ambicioso, pero hemos visto ajustes a los contratos y postergación de proyectos de refinación en un entorno en que además ha caído la producción, algo bastante complicado”, expuso Carranza.

Por ejemplo, el recorte de 62.000 millones de pesos (US$4.133 millones) al presupuesto de Pemex retrasó las reconfiguraciones de tres de sus seis refinerías, y a pesar de que la reforma preveía inversiones gubernamentales para incrementar la eficiencia en ese sector, ahora se dependerá de socios inversionistas para llevar a cabo los proyectos, como explicó Lozoya Austin.

Además, los contratos de la fase uno de la Ronda Uno fueron modificados, pasando de 15% a 20% el ajuste mínimo para captura de la renta petrolera, a favor de los inversionistas, y tanto las migraciones de contratos integrales como de obra pública financiada y los farm outs o asociaciones se han postergado, luego de que en diciembre aseguraron que estarían listos al iniciar el 2015.

Opacidad en Geotermia. La Ronda Cero para adjudicación de campos geotérmicos de la CFE no ha tenido publicidad, contrario al principio de transparencia de la reforma.

En la conferencia sobre los avances, el secretario Pedro Joaquín Coldwell aseguró que hasta julio —dos meses después del plazo legal— otorgará las asignaciones geotérmicas a la CFE, para iniciar en agosto con las licitaciones a privados.

Ochoa Reza sólo expresó que dos de los cuatro parques de la CFE, Azufres, en Michoacán, y Humeros, en Puebla, tienen planes para construcción de nuevas plantas.