Las proveedoras mexicanas más grandes de servicios y productos para Petróleos Mexicanos (Pemex) iniciaron sus proyectos de expansión por lo menos un año antes de la aprobación de un nuevo modelo de apertura en toda la cadena de valor del sector de hidrocarburos y ahora buscarán incursionar en actividades adicionales a las que realizan para poder competir en el nuevo esquema.

Así lo explicó Alejandro Villarreal, director de Concesiones de la firma mexicana de ingeniería, construcción y procura, Arendal, que desde hace cinco años dejó de ser un negocio de obra civil para convertirse en una de las tres principales firmas de ejecución de llave en mano de proyectos de infraestructura energética, con ingresos anuales superiores a los US$1.000 millones y la expectativa de duplicar sus operaciones en el nuevo modelo.

Desde que la firma con sede en Monterrey inició su proceso crecimiento, financiado en más de 70% por deuda, la clave en la preparación hacia la apertura del sector fue buscar socios que aportaran capital o tecnología con el fin de obtener licitaciones como las que realiza hoy en día, entre las que destacan la ingeniería, procura y construcción (EPC, por sus siglas en inglés) del proyecto de US$100 millones para la compresión de gas en tierra para el yacimiento en aguas profundas de Pemex, Lakach; la instalación de infraestructura para producción de diésel de bajo azufre en la refinería de Salina Cruz, en sociedad con Foster Wheeler, por US$583 millones, y el tramo Norte del gasoducto Los Ramones II, por US$1.200 millones, de la mano de Techint y Odebrecht.

“Comenzamos a prepararnos desde hace muchos años buscando modalidades de asociaciones para las distintas etapas de las licitaciones”, aseguró Villarreal a El Economista.
Vislumbran crecimiento

En el nuevo marco Arendal espera duplicar su crecimiento anual, que en los últimos años ha sido de 20% y para ello no sólo se mantienen en espera de la entrega de contratos de exploración y producción de la ronda uno de Pemex, sino que ya cuentan con el diseño de proyectos para participar de la mano de distintos socios en prácticamente todos los gasoductos y nuevas centrales de generación que la Comisión Federal de Electricidad licitará en las siguientes semanas.

Los mayores retos, aseguró el director comercial de la firma, Rubén Kuri, serán los tiempos que se designen en cada proyecto, ya que el retraso que México ha tenido frente a otras regiones para abrir la industria aumentaron las presiones para que se observen resultados, que dependen en buena medida del diseño integral, para el cual se dijeron preparados.