Río de Janeiro. El aumento del precio del petróleo en el mercado internacional hizo que la recaudación de las regalías subiera un 23,4% entre enero y abril en comparación con el mismo período del año pasado, llegando a los US$1.800 millones que deben ir a las maltrechas arcas de los estados y municipios brasileños, muy afectados por la caída del crudo en los últimos años, informaron hoy fuentes oficiales.

Según resaltó la Agencia Nacional del Petróleo (ANP), si se tiene en cuenta el pago de participaciones especiales, un tipo de impuesto cobrado a productores de los grandes campos, los beneficiarios por la renta del petróleo recaudaron unos US$3.320 millones en el primer cuatrimestre del año, lo que representa un 30% más que en el mismo período de 2017.

Las regalías del petróleo en Brasil se calculan mensualmente utilizando una fórmula que considera la producción de cada campo, el precio del petróleo y el tipo de cambio. La cifra se reparte entre el gobierno central y los estados y municipios productores.

Entre los mayores beneficiados con el aumento de los precios, está el estado de Río de Janeiro (sureste del país), el más emblemático y que sufre una grave crisis financiera provocada, en parte, por la caída de los precios del petróleo, lo que afectó severamente a varios de sus municipios productores, como Macaé, Maricá y Niterói.

Los recursos obtenidos en este primer cuadrimestre están ayudando a cubrir parte del agujero del sistema de pensiones de Río de Janeiro, el fondo de jubilación de los funcionarios públicos estatales, y liberando otras fuentes de ingresos para regularizar los salarios, que consiguieron poner al día en abril, tras más de dos años de retrasos.