Bagdad. El gobierno de la región iraquí de Kurdistán amenazó este martes con paralizar las exportaciones de petróleo una vez más a inicios de septiembre, argumentando que el gobierno central de Bagdad continuó postergando pagos programados en medio de una disputa por el transporte del crudo.

"Estamos actuando para detener las exportaciones de petróleo a comienzos de septiembre porque hasta este momento no recibimos ninguna señal de que Bagdad aprobará los pagos para las empresas petroleras que trabajan en la región", dijo una importante autoridad del gobierno de Kurdistán.

El gobierno central de Irak tiene un desacuerdo desde hace tiempo con el liderazgo de la región autónoma del Kurdistán por el control del crudo en la región. Bagdad mantiene el derecho exclusivo para exportar petróleo iraquí.

Kurdistán paralizó las exportaciones en abril diciendo que Bagdad no pagó a las empresas de la región, pero reinició los envíos el 7 de agosto con una advertencia de que volvería a suspenderlos en un mes si no se concretaban los pagos.

Autoridades kurdas aún tienen que presentar recibos que justifiquen los gastos de las empresas y se necesitan más auditorías antes de que cualquier pago pueda ser aprobado, dijo un asesor del Gobierno de Irak.