Londres. El organismo que regula la difusión mediática en Gran Bretaña estará bajo intensa presión para determinar si los directores del imperio de prensa del magnate Rupert Murdoch, entre ellos su hijo James, están en condiciones de controlar la cadena por satélite BSkyB.

Esa decisión podría tener fuertes implicancias para las operaciones globales de Murdoch.

Ofcom, el ente británico regulador, ha dicho que podría evaluar si los directores de la compañía de Murdoch News Corp son personas "idóneas" para controlar el operador de televisión de pago, que News Corp quiere adquirir, a raíz de un escándalo en uno de los periódicos del grupo.

Muchos dicen que que si Murdoch obtiene el visto bueno para concretar la oferta de varios millones de dólares tendría demasiado poder sobre los medios de comunicación británicos.

El Gobierno está gestionando esa parte del proceso y ya habría aprobado en principio la oferta, después de que las empresas de News Corp garantizaran la independencia de su influyente canal de televisión Sky News.

Pero las denuncias respecto a que editores del News of the World, parte de News International - el brazo de periódicos británicos de News Corp - accedieron ilegalmente a miles de mensajes de voz y pagaron a la policía para obtener información ha suscitado dudas sobre si el grupo de Murdoch es el propietario correcto para BSkyB.

Ofcom se enfrenta a enormes desafíos, dado que la ley no explica qué se entiende por "idoneidad" y no hay ninguna orientación sobre el término.

También ha insistido en que no tomará ninguna acción, mientras continúa una investigación policial sobre las prácticas ilegales en el News of the World. Las indagaciones podrían tomar años.