Sao Paulo. La agencia de defensa de la competencia de Brasil resolvió que Royal Dutch Shell tendrá que vender sus activos de combustibles para aeronaves Jacta, que compró en el 2009 al gigante local de azúcar y etanol Cosan.

El regulador, conocido como Cade, entregó la decisión argumentando que la compra de Jacta por parte de Shell creará una concentración indebida entre los tres grandes abastecedores de combustible para aeronaves: Jacta, Shell y BR Distribuidora, de la estatal Petrobras, de acuerdo al sitio web de la agencia.

La compañía que compre los activos de Jacta tendrá el derecho a participar como un abastecedor de combustibles para aeronaves en los aeropuertos de Guarulhos, en Sao Paulo, de Galeao, en Río de Janeiro, y de Guararapes, en el estado de Pernambuco.

Shell también tendrá que vender sus activos de distribución de combustible en el aeropuerto de Pampulha, en el estado de Minas Gerais, y en Viracopos, en el estado de Sao Paulo, además de activos en Curitiba, Paraná y en la capital federal, Brasilia.

Shell Brasil no respondió a una solicitud para comentar la decisión.

Una fuente de la industria de combustible para aeronaves en Sao Paulo dijo el jueves que Shell buscaría una orden judicial que suspenda la decisión del Cade.

Cosan había vendido su negocio de combustible para aeronaves a Shell Brasil Ltda por US$75 millones en 2009.

La compañía entró al negocio del combustible para aviación cuando compró el brazo de distribución de combustibles Esso a Exxon Mobil Corp en el 2008 por alrededor de US$830 millones.

Cade dijo que Shell tiene 90 días para cumplir con la decisión.

No está claro si la decisión de Cade afectará los planes de Cosan y Shell de fusionar sus negocios locales de distribución de combustibles y sus operaciones internacionales de azúcar y etanol en una empresa conjunta, anunciada en febrero de 2010.