Londres. El gobierno británico espera generar un auge en la construcción de viviendas como en la década de 1930, dijo este lunes el ministro de Negocios, Vince Cable, en momentos en que se intenta sacar a la economía de la segunda recesión en cuatro años sin abandonar las medidas de austeridad.

La economía británica volvió a caer en una recesión, aumentando la presión sobre el conservador gobierno de coalición para que flexibilice su programa de recorte de gastos y aumento de impuestos para mejorar las posibilidades de una recuperación.

El ministro de Finanzas, George Osborne, mantuvo su posición, eligiendo un camino menos dañino políticamente al explotar una flexibilidad incorporada en su plan de déficit, instando al Banco de Inglaterra a mantener laxa la política monetaria y hallar maneras de impulsar las finanzas con el respaldo de la hoja de balance del gobierno.

Se espera un anuncio sobre el tema en las próximas semanas para impulsar la inversión en infraestructura del sector privado utilizando los bajos costos de endeudamiento del gobierno para abaratar las finanzas.

"El gobierno está viendo ahora incluso medidas más radicales para entregar una plataforma para una recuperación al estilo de 1930", dijo Cable, un influyente miembro del aliado del gobierno en la coalición, en un discurso en Londres.

"El balance del sector público tiene que ser usado como palanca en el capital privado, particularmente en el sector de vivienda", añadió.

Tras una recesión global a comienzos de la década de 1930, Gran Bretaña abandonó el patrón oro, ejecutó una política monetaria expansiva mientras equilibraba su presupuesto y vivió un auge en la construcción de viviendas que ayudó a la recuperación económica y creó miles de empleos.

Cable enfatizó el aumento en la construcción de casas a 300.000 en 1934 desde las 130.000 levantadas en 1931, mientras que el sector contribuyó con casi un tercio de los nuevos trabajos creados en ese período.

En el 2011, se construyeron poco menos de 110.000 viviendas en Inglaterra, de acuerdo a cifras oficiales, y la economía británica se contrajo más de lo inicialmente pensado en el primer trimestre del 2012 tras la caída más aguda en la construcción en tres años.

Funcionarios del gobierno hablan de liberar las normas de planeamiento y explotar áreas en la "frontera política" donde existe aún margen para maniobrar, sin flexibilizar la política fiscal, para conseguir que el sector privado invierta en vivienda.

"Hay ahora algunas ideas interesantes de garantías del gobierno que podrían generar un volumen importante de inversiones en vivienda, replicando el modelo de recuperación de la década de 1930 y llevando a un virtuoso círculo de nuevos préstamos para construcción", dijo Cable.