La automotriz francesa Renault pedirá a los sindicatos un nuevo acuerdo nacional sobre pagos y condiciones para evitar el cierre de plantas y despidos masivos como los anunciados por su rival PSA Peugeot Citroen, dijo este jueves su presidente de operaciones, Carlos Tavares.

Ante una sostenida caída de la demanda de automóviles en Europa, Renault pedirá a los sindicatos que comiencen negociaciones para alinear los costos de producción y trabajo franceses con las fábricas en España y el Reino Unido, dijo Tavares en una entrevista realizada este jueves en el salón del automóvil de París.

"No estamos pidiendo la luna", remarcó Tavares. "Estamos hablando de puntos de referencia", señaló.

El ejecutivo número dos de Renault dijo que los sindicatos eran conscientes de la situación en Peugeot -su principal competidor a nivel doméstico-, que planea recortar más de 10.000 puestos de trabajo, cerrar una planta de ensamblaje y achicar otra.

"Ellos entienden que es urgente", sostuvo Tavares. "El contraste con nuestro competidor francés los está ayudando a entender que es mejor discutir cómo solucionamos la situación", agregó.