Quito. El Ministerio de Recursos Naturales no Renovables emitió el primer ejemplar de la revista Petro Minas, una publicación especializada que expone, en su edición de apertura, el volumen de las ganancias obtenidas como efecto de la renegociación petrolera, realizada en Ecuador en 2010.

A dos años de la renegociación de 14 de 23 contratos petroleros, que modificó la modalidad contractual de Participación por Prestación de Servicios con Tarifa, el Estado ecuatoriano recibió por ingresos adicionales US$2.795 millones, según el Informe de Gestión 2012 publicado por el Ministerio de Recursos Naturales No Renovables en marzo de 2013.

La renegociación petrolera reporta al Ecuador US$1.000M por año.

“Los dineros percibidos han sido canalizados por el gobierno central en obras emergentes en las comunidades amazónicas. Es el caso de mi parroquia El Dorado, ubicada en la provincia de Puerto Francisco de Orellana, donde se construyó un pozo profundo con biodigestor y un purificador de agua que transforman las aguas negras en un líquido potable para consumo humano”, obra que beneficia a 3.000 personas de la zona, señaló Víctor Terreros, presidente de esta parroquia oriental.

El sector petrolero aportó el pasado año con el 38% de sus ingresos al Presupuesto General del Estado. El país recibe US$15.000 millones anuales por la exportación de petróleo y al cierre de 2012 la producción diaria fue de 504.000 barriles, dijo el exministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pástor.

Para Milton Rodríguez, habitante de la Parroquia Unión Milagreña, en Orellana, “estos últimos años ha mejorado la economía del país ya que las cosas se manejan con transparencia y los recursos van a las comunidades. La construcción de tres bloques de aulas para centros educativos en Unión Milagreña, así como obras para el alcantarillado sanitario y fluvial son un ejemplo del buen uso de los dineros”.

La actividad petrolera en la Amazonia, durante los años 80, generó conflictos entre las compañías y las comunidades indígenas que observaron cómo sus territorios eran invadidos por las transnacionales, que degradaron su medio ambiente, su estructura social y desarticularon su cultura, consta en un documento del Sistema de Indicadores Sociales y Económicos.

Según el presidente de la Parroquia El Dorado, “por varias décadas 6 de 16 comunidades cercanas a las operaciones del campo Auca formaban parte de los sectores olvidados en la Amazonia. Donde solo quedaba la destrucción, la contaminación y el cáncer por la actividad petrolera”.

Destaca que “es sumamente beneficioso conocer que hoy, cuando más se invierte en el sector petrolero, se obtienen mayores ganancias para el desarrollo de las comunidades cercanas a los proyectos petroleros”.

El vicepresidente de la Junta parroquial de San Roque, Henry Macías, indicó que “luego de la renegociación de los contratos petroleros, el país ha recibido ingresos extras que mejoran la economía del país independientemente de los sectores que hayan sido favorecidos. Los beneficios se están dando en proyectos replica como la Ciudad del Milenio en Pañacocha y Playas de Cuyabeno. Hemos recibido obras importantes, como la construcción y ampliación del Subcentro de Salud en San Vicente, una sala para el centro de cómputo, una sala de química y de biología que beneficia a toda la jurisdicción de la parroquia” cuya población es de 3.000 personas que habitan en las comunas ubicadas en Tierras Orientales, El Triunfo, Unidos Venceremos, 29 de Julio, Nueva Vida, 14 de Julio, 25 de diciembre, San Jacinto y San Pablo”.

La empresa Ecuador Estratégico es la encargada de canalizar los recursos y las obras en las comunidades orientales que ven un futuro prometedor y de cambio en ésta región del país.