Santiago de Chile. El gobierno de Chile confirmó este viernes la renuncia del presidente del Metro, Aldo González, tras la masiva falla de casi todo el entramado del Metro de Santiago que provocó un caos en la ciudad mientras cientos de miles de personas intentaban llegar a su trabajo.

La información la proporcionó a los periodistas el ministro portavoz de Gobierno, Álvaro Elizalde, quien explicó que González renunció a su cargo y también al directorio de la empresa estatal.

"Entendemos la molestia que esta situación ha provocado" y que lo sucedido obliga a dar un giro en la política de este medio de transporte que desplaza a más de 2 millones de personas diariamente, señaló Elizalde en una rueda de prensa realizada en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo.

La decisión del ejecutivo se produjo horas después de que asumiera su responsabilidad ante el problema eléctrico que dejó inhabilitado más del 50% de la red del tren capitalino y con problemas de traslado a millares de chilenos.

Como nuevo presidente asumirá el profesional Rodrigo Azócar Hidalgo, que fue gerente general de Metro entre 1997 y 2006 y después se desempeñó como gerente de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) entre 2009 y 2001 y a la fecha ejercía como gerente corporativo de la estatal Corporación de Fomento (Corfo).

De acuerdo a la versión del gerente de Operaciones de Metro, Rodrigo Terrazas, el problema se originó por "una pequeña explosión" en los cables de alimentación de 20 mil voltios de la red neumática en la estación Moneda.

"Para los efectos de materializar estos cambios el directorio de Metro sesionará de manera extraordinaria este sábado", añadió el ministro Elizalde.

El portavoz de gobierno recordó que la presidenta Michelle Bachelet ordenó una completa investigación de las causas de estas reiteradas fallas en el Metro y adoptar las medidas necesarias para garantizar un servicio de calidad y sin los problemas que ha presentado en el último tiempo.

El problema se suscitó a las 06.46 horas (09.46 GMT) en plena hora punta matutina cuando el Metro informó que debido a un inconveniente eléctrico las línea 1,2 y 5 se encontraban cerradas.

De acuerdo a la versión del gerente de Operaciones de Metro, Rodrigo Terrazas, el problema se originó por "una pequeña explosión" en los cables de alimentación de 20 mil voltios de la red neumática en la estación Moneda.

Los pasajeros que se encontraban en las estaciones fueron evacuados, lo que provocó grandes aglomeraciones en las estaciones del Transantiago, el sistema de transporte de superficie de la capital chilena.

El caos se prolongó durante prácticamente toda la jornada, ya que los autobuses no dieron abasto para trasladar a todos los pasajeros que habitualmente usan la red de Metro.

La presidenta Bachelet encargó reforzar todos los servicios en superficie, para lo que se dispuso de más de 300 autobuses extras en las arterias afectadas por el corte e incluso máquinas de transporte de pasajeros de las Fuerzas Armadas se sumaron para atenuar la emergencia.

El problema de este viernes ha sido el mas grave que ha sufrido el Metro de Santiago, eje estructural del transporte en esta capital, de 6,2 millones de habitantes.

Durante la jornada se repuso parcialmente el servicio de algunas estaciones del metro, pero en sus líneas y tramos principales permanecerá interrumpido hasta la mañana del sábado, informó la empresa.