Tegucigalpa. El fantasma de la escasez de agua en la capital de Honduras podría aparecer este año. Los actuales niveles con los que cuentan los embalses solo pueden abastecer a los ciudadanos hasta junio.

Walter Pavón, gerente de la Unidad Metropolitana del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), detalló que la represa Los Laureles cuenta con 5 millones de metros cúbicos que representan el 47% de su capacidad, y La Concepción almacena 26 millones, que equivalen al 73% de su capacidad.

En ese sentido, reiteró que los racionamientos se mantendrán un día de por medio para los abonados que reciben el vital líquido por medio de la red de distribución.

En los barrios y colonias que son abastecidos por juntas de agua, la institución continuará brindándoles el suministro una vez por semana o cada quince días, según se haya establecido.

Las zonas donde no existan conexiones domiciliarias, como las partes altas de la ciudad, serán abastecidas por medio de tanques cisternas.

De no presentarse las primeras lluvias durante la segunda semana de mayo, como proyecta el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), los racionamientos podrían ser más drásticos.