Madrid. Repsol ha culminado la venta de todos los bonos argentinos obtenidos como compensación por la expropiación de YPF hace dos años y de la participación que todavía conservaba en el accionariado de la petrolera argentina.

Según ha informado hoy en un comunicado, Repsol ha ingresado un total de US$4.997,2 millones con la venta de todos los títulos argentinos, con lo que queda extinguida la deuda de US$5.000 millones reconocida por Argentina, y US$1.311,3 millones con la de su participación en YPF.

Los ingresos por su salida definitiva de Argentina ascienden así a US$6.308,5 millones.

Tras las operaciones realizadas en las últimas semanas, la petrolera española ha vendido ahora bonos por US$117,36 millones de valor que todavía conservaba a JP Morgan, la misma entidad que compró el resto de la deuda y la participación en YPF.

Además, se ha desprendido del 0,48% del capital que conservaba en YPF, tras vender el pasado 7 de mayo el 11,86% de su participación.

Dos años después la expropiación del 51% de las acciones de YPF en abril de 2012, Repsol y el gobierno argentino acordaron una compensación de US$5.000 millones (unos 3.700 millones de euros), que se reconocía como deuda y que se saldaría a través de la entrega de títulos de deuda soberana.

Para garantizar el pago efectivo de esta cantidad, Argentina entregó el pasado 8 de mayo US$5.317 millones en bonos, ya que el paquete inicial de US$5.000 millones previsto no alcanzaba el valor mínimo de mercado acordado.

El viernes 9 de mayo, solo un día después de recibir los títulos, la compañía vendió a JP Morgan bonos argentinos por US$2.813,6 millones y cuatro días después anunció un acuerdo para traspasarle títulos por otros US$2.010 millones.

Con las operaciones anunciadas hoy Repsol se desprende de todos los bonos recibidos, así como de su participación en la petrolera argentina, lo que le permite emprender la "nueva etapa" anunciada por su presidente, Antonio Brufau, que previsiblemente pasará por el refuerzo de sus activos a través de compras en el área OCDE.