Madrid. La petrolera española Repsol dijo este jueves que su resultado neto de explotación (EBIT) ajustado subió en un 5,7% a (US$1.649 millones) 1.202 millones de euros gracias a una evolución mejor de lo previsto en su división argentina y en el negocio de gas natural licuado (GNL).

El mercado esperaba, de media, un EBIT ajustado de (US$1.488 millones) 1.085 millones de euros.

Por otra parte, el beneficio neto ajustado CCS bajó en un 14,5% a (588 millones) 429 millones de euros en el tercer trimestre, prácticamente en línea con las previsiones del mercado, que esperaba (476 millones) 420 millones de euros.

La compañía atribuyó este descenso al mayor gasto financiero (fundamentalmente como consecuencia de las posiciones por tipo de cambio) y al incremento de los minoritarios como consecuencia de las desinversiones realizadas en YPF.

Las cuentas mejores que lo previsto de YPF y del área del GNL compensaron los débiles márgenes de refino y una caída del 18,2% en la producción de petróleo y gas causada por la guerra civil en Libia y por trabajos de mantenimiento.

Repsol reiteró su proyección de una producción media diaria de 300.000 barriles de equivalente de petróleo en el 2011.

La división de GNL volvió a tener un sólido crecimiento trimestral con incrementos de volúmenes y márgenes gracias a la recuperación de los precios del gas.