Lima. El repunte del crédito en el país anticipa un mayor dinamismo de la economía en la segunda mitad del año, teniendo en cuenta que en el pasado ha funcionado como un indicador adelantado, señaló el gerente de estudios económicos de Scotiabank, Guillermo Arbe.

Indicó que existe cierta disonancia entre el Producto Bruto Interno (PBI) y algunos indicadores.

"Por ejemplo, la electricidad viene creciendo bien, entre 5,2% y 5,6% entre abril y lo que va de junio, mientras que las ventas retail se han desacelerado, pero siguen en niveles robustos", manifestó.

En ese sentido, anotó que un factor particularmente interesante es el crédito bancario que está creciendo a un ritmo de 14,7% en abril, lo que representa una aceleración desde el nivel de 11,5% que registraba en junio del 2013.

"En el pasado, el crédito bancario ha funcionado como un indicador adelantado, pues hubo una desaceleración a principios del 2009, anticipando la desaceleración de la economía desde mediados de ese año", apuntó.

"Incluso la desaceleración del crédito en el segundo y tercer trimestre del 2013 pudo ser presagio de la desaceleración del PBI en la primera mitad del 2014", mencionó.

Comentó que el crédito bancario es un indicador adelantado imperfecto (no recoge el crédito offshore, por ejemplo), pero el rebote que se viene dando está en línea con la mejora esperada en la economía en la segunda mitad de este año.