Nueva York. Los inventarios de crudo en Estados Unidos subieron más de lo previsto en la semana pasada, mientras que las reservas en Cushing, Oklahoma cayeron desde niveles récord, informó el martes el grupo industrial Instituto Americano del Petróleo (API).

Las existencias de crudo crecieron 616.000 barriles en la semana al 21 de mayo, reportó el API, frente a la previsión del mercado de un alza de 200.000 barriles en el último sondeo de Reuters.

En tanto, los inventarios de gasolina cayeron 3,2 millones de barriles la semana pasada, muy por encima de la baja de 200.000 barriles prevista en el sondeo.

Los precios del petróleo subieron en operaciones electrónicas tras el cierre oficial del mercado, luego de la difusión del reporte de API. El crudo había cerrado con una caída de US$1,46, a US$68,75 por barril.

"Los datos del API mostraron que el gran declive en los inventarios de gasolina refleja los preparativos para el próximo feriado por el Día de los Caídos, que da inicio a la temporada anual de manejo en el verano (boreal). Mientras empieza esta temporada, esperamos que la demanda de gasolina sea excepcionalmente alta", dijo Phil Flynn, analista de PFGBest Research, en Chicago.

Los inventarios de crudo en Cushing, Oklahoma cayeron 772.000 barriles, a 37,22 millones de barriles, desde el récord de 37,99 millones de barriles la semana pasada, según el reporte del API.

Las existencias de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, subieron 1,5 millones de barriles frente a expectativas en la semana previa de que no habría variaciones.

La utilización de las refinerías permaneció sin cambios a 85,9% de su capacidad la semana pasada, mostraron los datos.

Las importaciones de crudo cayeron en 1,6 millones de barriles por día, a 9,42 millones de barriles por día, reportó el API.

Los futuros de crudo redujeron sus pérdidas luego del informe del API y bajaron apenas 25 centavos, a US$69,96 tras el cierre del mercado.