Bogotá. Las reservas probadas de gas que maneja Colombia ascienden a 4.73 tera pies cúbicos (TPC), las cuales alcanzarían sin que se produzca déficit, al ritmo de la producción y del consumo actual, hasta el año 2013.

Se cuenta adicionalmente con unas reservas probables de 2.9 TPC, las cuales son una cifra relativamente modesta que alertan sobre la necesidad de que se produzcan nuevos descubrimientos importantes en el menor tiempo posible, precisa un documento del gobierno donde se advierte sobre un pequeño déficit de suministro de gas en el interior del país.

Dentro de las reservas probables se encuentra los volúmenes que se espera sean producidos para las plantas de Cupiagua en su fase I de 140.000 pies cúbicos diarios y en la II de 70.000 pies cúbicos por día, según la información revelada por Ecopetrol.

No se recomienda como opción depender de la importación de Venezuela, a pesar de existir un gasoducto y de los descubrimientos de cerca de 7 TPC en el Golfo de Venezuela, muy cerca de Maracaibo.

El documento preparado por el Upme (Unidad de Planeación Minero energética) del Ministerio de Minas y Energía resalta que "el país comenzará a tener un pequeño déficit a partir del año 2013".

Sin embargo, destaca el estudio que considerando la producción de Cupiagua, el inicio del déficit demanda-producción se traslada hasta el año 2016. Pero advierte que hasta tanto el propietario de dichas reservas, que es Ecopetrol, quien es el único que conoce a cabalidad su disponibilidad, las reclasifique como probadas, no es apropiado considerar dichos proyectos.

Sin hallazgos a la vista. El informe preparado por el gobierno admite que de no encontrarse importantes hallazgos, es probable que el país comience a tener problemas de suministro, que en algunos casos podrían terminar en racionamientos.

Esta situación podría agravarse de presentarse un fenómeno de El Niño, lo que llevaría al país a tener que importar gas.

Lo preocupante del estudio es que la Upme destaca que para dentro de dos años, "se espera que inicie la declinación de los campos de La Guajira".

"La alta dependencia de una sola fuente, como son los campos de gas de La Guajira, hace que el riesgo de abastecimiento sea más agudo, advierte el estudio sobre el comportamiento de la demanda y consumo de gas en el país.

El informe sobre el comportamiento del gas en el país reseña que hasta diciembre del 2009, las reservas probables de gas natural del país correspondían a 2.9 tera pies cúbicos (TPC), distribuidas principalmente en los campos del Casanare, Magdalena Medio y La Guajira.

Indica el informe que las principales fuentes de producción nacional de gas natural se concentran en los campos Ballena y Chuchupa, en la Costa Atlántica y en Cusiana y Cupiagua, localizados en los Llanos Orientales.

Los campos de La Guajira y Cusiana, han sido los responsables del 86% del suministro de gas del país, de los cuales el 66% corresponde a Guajira y el 20% a Cusiana.

Al finalizar el primer semestre de este año, dice el documento que el país contaba con una capacidad de producción de 1.093 MPCD, la cual se ha incrementado en 2.7% respecto del promedio diario anual de 2009.

Se estima que dicha capacidad disminuirá hasta 725.000 pies cúbicos diarios (PCD) en el año 2019, debido a la declinación natural de los campos productores y considerando únicamente la oferta actual y las reservas remanentes a diciembre de 2009. Lo anterior equivale a una disminución de 4,2% promedio anual en el periodo evaluado, indica el estudio.

Al gobierno le preocupa el hecho de que no se ha presentado ningún descubrimiento importante de grandes volúmenes de gas.

Gas de Venezuela. Dentro del estudio se descartan unas eventuales importaciones de gas de Venezuela, por las necesidades que va a tener el país vecino en el consumo del combustible.

Por el momento el único vínculo que tiene el país con el exterior en materia de gas natural es el gasoducto Antonio Ricaurte, entre Ballena (Colombia) y Maracaibo (Venezuela); este gasoducto cuenta con una capacidad ampliamente suficiente, que puede eventualmente llegar hasta los 500 MPCD.

Sin embargo, por el momento no existe disponibilidad de gas de Venezuela, si bien es cierto que existe un compromiso de dicho país de suministrar gas a partir de 2012.

No se recomienda como opción depender de la importación de Venezuela, a pesar de existir un gasoducto y de los descubrimientos de cerca de 7 TPC en el Golfo de Venezuela, muy cerca de Maracaibo.

La recomendación del estudio se basa en el hecho de que la incertidumbre de cuando se desarrollen las reservas encontradas, y dado que el mercado del occidente Venezolano es deficitario en gas natural, por lo que probablemente el gas será utilizado para sus necesidades internas antes de destinarlo a exportaciones.

En cualquier caso, de llegarse a producir esta importación, este gas entraría a competir como fuente adicional de suministro, ayudando a tener un mercado del gas natural bien surtido, concluye el informe.