La Paz. Las reservas probadas de gas natural de Bolivia subieron levemente hasta 10,7 trillones de pies cúbicos (TCF, por su sigla en inglés) hasta al 31 de diciembre de 2017, informó este miércoles la empresa canadiense Sproule Internacional Limited, encargada de la certificación.

La última vez que Bolivia había certificado sus reservas fue en 2013, cuando la canadiense GLJ Petroleum Consultants cuantificó en 10,45 TCF las reservas probadas, en 3,50 TCF las reservas probables y en 4,15 TCF las reservas posibles.

Desde entonces, el Gobierno boliviano y la estatal petrolera YPFB aceleraron la ejecución de millonarias inversiones en proyectos de exploración junto a sus socias extranjeras para encontrar nuevas reservas de hidrocarburos.

En una conferencia de prensa, Cameron Philip, presidente de Sproule Internacional Limited, detalló que Bolivia cuenta con 10,7 TCF de reservas probadas, 12,5 TCF de reservas probables y 14,7 TCF de reservas posibles; además de 240,9 millones de barriles de petróleo y líquidos condensados.

"El índice de vida de reservas remanentes es de 14,7 años, eso hablando de reservas probadas, que es lo importante para Bolivia", dijo el ejecutivo.

En el caso de las reservas probables, "el índice de vida de reservas remanentes sería de 17,1 años", señaló Philip.

Según el Ministerio de Hidrocarburos, el consumo anual de gas es de entre 0,7 a 0,8 TCF sumando el mercado interno y las exportaciones a Brasil y Argentina. La tasa de reposición es 0,8 a 0,9 TCF año.