Brasilia. El presidente de la Empresa Brasileña de Turismo (Embratur), Flávio Dino, pidió a la Cámara de los Diputados que se empeñe en bajar los precios de los vuelos y los hoteles para atraer más viajeros al país, informó este jueves el organismo estatal.

Dino sugirió que la Cámara de los Diputados "lidere un pacto nacional" que aúne al gobierno y a las empresas privadas para moderar los precios hoteleros y de los aviones e "impulsar la competitividad" del sector turístico en relación a otros destinos.

Los precios de los hoteles brasileños superan a la media de ciudades caras como París, Londres, Nueva York, Barcelona o el balneario mexicano de Cancún, según un estudio elaborado por la Embratur el pasado enero.

Las autoridades brasileñas tienen como meta superar este año los seis millones de turistas extranjeros y recibir cerca de diez millones de visitantes después de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016.

El gobierno advirtió el pasado febrero que combatirá los precios abusivos de los hoteles durante la Copa Confederaciones del próximo junio y durante el Mundial de fútbol de 2014.

El año pasado, el Ejecutivo se vio obligado a intervenir por los precios excesivos de los hoteles cariocas durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20).

Debido a los precios estratosféricos, varios países decidieron reducir la dimensiones de las delegaciones oficiales que enviaron a Río de Janeiro.

El precio de los vuelos también preocupa a la Embratur, puesto que no existen en el país compañías de bajo coste, debido a las fuertes restricciones en el sector, y por la elevada concentración del mercado, que prácticamente está en manos de dos compañías.

Las aerolíneas Tam y Gol aglutinaron el 76,07% del mercado aéreo interno en el primer trimestre del año, según datos de la Agencia Nacional de Aviación Civil (Anac).