Madrid. Iberdrola Renovables presentó el martes unos resultados trimestrales mejores a los esperados gracias al fuerte incremento de la producción entre enero y marzo y reiteró sus objetivos para el conjunto del año.

La filial de Iberdrola registró un incremento del 30,4% en su Ebitda a marzo, que alcanzó los 441 millones de euros. El beneficio neto, por su parte, aumentó 37,3% 156 millones de euros. El mercado esperaba, de media, un beneficio de 142,9 millones de euros y un Ebitda de 425,8 millones, según el sondeo.

"La evolución de los resultados refleja el fuerte crecimiento de la producción, aunque afectado parcialmente por el impacto negativo del tipo de cambio del dólar", dijo Iberdrola en una presentación. La producción de energía eléctrica subió 26% entre enero y marzo.

La compañía reiteró sus compromisos para el conjunto del año de mejorar en 20% su Ebitda y alcanzar una potencia instalada de 12.500 megavatios. Hasta marzo, el grupo contaba con 11.294 MW instalados.

Además, el consejero delegado, Xavier Viteri, dijo durante la conferencia con analistas posterior a la presentación que el grupo cerraría 2012 con una potencia de 14.500 MW, tras incorporar en torno a 1.000 MW anuales en 2011 y 2012.

La deuda financiera neta a cierre del primer trimestre de 2010 alcanzó los 4.544,7 millones de euros, dijo Iberdrola Renovables, mientras que las inversiones ascendieron a 802,8 millones de euros.

Control solar. En un momento de grandes tensiones por el previsible recorte de primas a las energías renovables que prepara el gobierno, el presidente del grupo realizó duros comentarios advirtiendo del elevado coste de las energías solares y dijo que debería moderarse el crecimiento de su instalación.

"Si no se quiere incrementar sustancialmente el precio de la electricidad, es necesario demorar el crecimiento de las tecnologías más inmaduras como la termosolar o la fotovoltaica , que además aportan muy poca energía", dijo Ignacio Sánchez Galán a analistas.

Galán, también presidente de Iberdrola, señaló que el desarrollo exagerado de la energía solar fotovoltaica de los últimos años ha encarecido significativamente el coste del suministro eléctrico y advirtió que la energía termosolar podría ir en el mismo camino.

Según el ritmo actual de instalación marcado por el gobierno, dijo Galán, las energías solares aportarán 3% de la energía consumida en 2013 y supondrían un coste del 15%.

"Por dar unas cifras, por cada 1.000 MW adicionales en cada una de las tecnologías, en el caso termosolar supondrán a futuro 900 millones de euros de primas anuales, la fotovoltaica por cada 1000 MW supondrían 600 millones euros anuales y la eólica, tan solo unos 70 millones de euros", dijo Galán. La práctica totalidad del negocio de Renovables es energía eólica.