Tokio. La automotriz Toyota Motor Corp reportó este martes una ganancia operativa trimestral mejor a lo esperado y elevó su previsión anual gracias a recortes de gastos y subsidios del gobierno de Japón, aunque su proyección sigue estando por debajo de las expectativas de algunos analistas.

Las inundaciones en Tailandia a fines del año pasado afectaron a Toyota en momentos en que se recuperaba de una caída en su producción provocada por el terremoto de marzo en Japón.

Las inundaciones costaron a Toyota unos 240.000 vehículos menos producidos en todo el mundo, haciendo bajar sus ventas mundiales del 2011 en un 6% y permitieron que General Motors Co y Volkswagen AG la superaran en las ventas de automóviles.

Toyota ahora espera un beneficio operativo -ganancias de sus operaciones centrales- para el año que termina en marzo de 270.000 millones de yenes (US$3.500 millones), un aumento respecto a la cifra previa de 200.000 millones de yenes.

La estimación promedio de 23 analistas es de 331.000 millones de yenes. El beneficio operativo del año pasado fue de 468.000 millones de yenes.

El analista de mercado de Monex Securities, Toshiyuki Kanayama, manifestó que las estimaciones revisadas son un poco decepcionantes.

"Pero el mercado está mirando al próximo año financiero. La clave para las acciones de Toyota será si las ganancias (el próximo año) suben a cerca de 800.000 millones de yenes", afirmó.

Toyota, que tiene un valor de mercado de US$135.000 millones -más que sus rivales Honda Motor Co Ltd, Nissan Motor Co Ltd y Suzuki Motor Corp combinados- ahora ve una ganancia anual, que incluye sus beneficios en China, de 200.000 millones de yenes, un aumento frente a los 180.000 millones de yenes que proyectó en diciembre.

El ejecutivo de alto rango, Takahiko Ijichi, mencionó en una conferencia de prensa que Toyota apunta a vender al menos un millón de vehículos en China este año, frente a los 800.000 que vendió en el 2011.

El beneficio operativo entre octubre y diciembre aumentó un 51,1% a 149.700 millones de yenes (US$1.950 millones) respecto al año previo, muy por sobre las estimación promedio de una leve baja a 93.900 millones de yenes de un sondeo a nueve analistas.

Las ganancias trimestrales cayeron un 13,5% a 80.900 millones de yenes.

Cuando se le preguntó sobre la creciente competencia en Norteamérica, donde Toyota reafirmó su estimación de ventas anuales de 1,9 millones de vehículos, Ijichi dijo a los periodistas que "las tres grandes (Ford Motor Co, General Motors y Chrysler Group LLC) han mejorado su situación financiera bastante, en parte gracias al apoyo del gobierno".

"Sus vehículos están mejorando, y en ese sentido el panorama de la competencia se ha vuelto mucho más duro (...) Las marcas coreanas también están presionando con fuerza, así que para Toyota y las marcas japonesas será una carrera muy difícil", sostuvo.

"Pero es por eso que estamos preparando nuevos modelos, especialmente unos de consumo eficiente de combustible, para recuperar el terreno perdido", agregó, destacando los planes de Toyota de lanzar 19 nuevos o renovados modelos en Estados Unidos este año.