Ciudad de Panamá. Actualmente no existen obligaciones impagadas por parte del consorcio que realiza la ampliación del Canal de Panamá a las entidades bancarias panameñas. Así lo asegura el superintendente de Bancos de Panamá, Alberto Diamond, quien explicó que la exposición están cubiertas adecuadamente.

En cuanto a la exposición que tienen los bancos respecto a los proveedores y subcontratistas del consorcio indicó que esta es baja, ya que las obligaciones que el consorcio pueda tener con este grupo pueden estar entre los US$200 millones a US$300 millones.

"Los bancos tendrían toda la capacidad para absorberlo. Esto es sí se diera una pérdida, ahora mismo no se espera que la haya" dijo el regulador bancario.

Grupo Unido por el Canal mantiene las obras de ampliación de la vía interoceánica panameña desde hace 12 días y está reclamando el pago de sobrecostos por US$1.600 millones, el consorcio tiene problemas de flujo de caja.

Ya la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), anunció un "acuerdo en principio" para que este termine la obra y se está a la espera que la aseguradora que mantiene la fianza del proyecto, Zurich, esté de acuerdo ya que se contempla hacer líquida la fianza que asciende a unos US$400 millones.

Otros de los temas que mantiene preocupados a la banca panameña es la situación en la Zona Libre de Colón (ZLC), que ha sido afectada por temas de divisas desde Venezuela y la imposición de un arancel de exportaciones a los textiles y calzados en Colombia.

Por esto la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) tomó la decisión de solicitar mayores reservas en la Gaceta Oficial de esta semana, publicándose la resolución SBP-GJD-0002-2014 por la cual “se establece requerimiento de provisión específica complementaria a los bancos sobre la cartera de crédito que mantienen en la Zona Libre de Colón, a partir del 28 de febrero de 2014".

Diamond se reunió este viernes 14 de febrero con miembros de la Asociación de Ejecutivos de Empresa (APEDE) para explicarles los alcances de la medida.

Dijo que una de las principales preocupaciones es que por esta acción es que se cierren los créditos para las empresas en ese sector, lo cual no está pasando según informó.
En cuanto al impacto en los bancos, aclaró que -en efecto- tendrán que hacer mayores reservas, pero que pueden hacerle frente.

Fue enfático en señalar que "no hay ningún banco, ninguno, en este momento que su solvencia o estabilidad esté amenazada por la situación de ZLC".