Esta jornada se conoció que la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) resolvió rechazar la instancia de conciliación arbitral con la empresa Soquimich, ya que la compañía controlada por Julio Ponce realizó diversos incumplimientos de explotación.
De esta forma, la oficina gubernamental pretende poner fin anticipado del contrato de arriendo que tiene con SQM para explotar el Salar de Atacama, que vence en 2030.

La decisión se tomó en una sesión realizada el 11 de junio, donde el consejo directivo de Corfo estimó que la minera no metálica cometió incumplimientos graves en el contrato.

BioBioChile tuvo acceso a la presentación vista por el consejo de la agencia pública para tomar aquella decisión, donde se detallan los incumplimientos cometidos por SQM, según Corfo.

Por ejemplo, se dice que a nivel de productos de litio, Soquimich realizó ventas a empresas relacionadas con un precio de transferencia menor al de mercado, lo que generó menor recaudación para Corfo. Además, las ventas a empresas no relacionadas no superan el 10% del total de SQM, “por lo que en la estructura actual del contrato, este precios pueden ser manipulado con el objeto de minimizar la renta a Corfo”, dice la presentación.

El documento también afirma que SQM ha proporcionado sistemáticamente información insuficiente y/o sin sustento en los estados de pago, impidiendo y limitando la capacidad de Corfo para revisar y asegurar los pagos que por contrato se indican”.

Corfo reclama que SQM Salar no canceló “en forma integra y oportuna” las rentas trimestrales desde 2009 en adelante, las que ascendían a US$8.940.829 (sobre los 5.000 millones de pesos chilenos) y que abarcaban el uso de 28.054 pertenencias mineras.

Tras revelarse la información, hubo una brusca caída en los precios de las acciones de SQM, por lo que la Bolsa de Comercio de Santiago suspendió la transacción de éstas.