Río de Janeiro. El sector turístico de Río de Janeiro perdió el año pasado unos US$275 millones debido a la ola de violencia que azota la ciudad más turística de Brasil, según un informe divulgado este viernes por la Confederación Nacional del Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC).

El estudio analiza el impacto que tiene la violencia en la ciudad y cómo afecta el sector turístico, principalmente por la pérdida de visitantes, ya sean nacionales o extranjeros.

Río de Janeiro, el estado más turístico de Brasil, y en especial su capital, viven una grave ola de violencia desde el fin de los Juegos Olímpicos, lo que motivó que el Gobierno ordenase que el Ejército asumiese el control de todas las policías y cuerpos de seguridad regionales.    

Según Fabio Bentes, jefe de la División Económica de la CNC, después de la caída del 6% en los ingresos del año pasado, el sector turístico carioca registrará este año una reducción del orden del 4% por los efectos de la crisis económica en el país.

"Lo que podemos constatar a partir del desempeño reciente es que la crisis aún no ha terminado. Todavía existe mucho que recuperar tras la fortísima caída de la actividad de los últimos años", afirmó el especialista.

La pérdida de facturación del turismo en Brasil fue, de acuerdo con el informe, de unos US$43.610 millones desde 2015 hasta febrero de este año, y las expectativas señalan que la recuperación va a continuar siendo lenta. "A este ritmo, el sector turístico sólo va a poder superar la actual situación en 2020", comentó.

El sector turístico representa el 8% del empleo formal en Brasil, aunque la crisis económica que sufrió el país entre  2015 y 2016 hizo que se cerrasen unos 7.000 establecimientos de hospedaje, con la pérdida de miles de puestos de trabajo.