Río de Janeiro. Río de Janeiro recibió unos 782 millones de dólares por parte de cerca de un millón de turistas que visitó esta ciudad brasileña en las fiestas del pasado carnaval, informaron hoy fuentes oficiales.

De acuerdo con los datos suministrados este martes por la Secretaría Municipal de Turismo, la ciudad más emblemática de Brasil albergó a 977.000 visitantes los diez días entre el viernes 13 de febrero, cuando el rey Momo recibió las llaves de la metrópoli, y el lunes 23 de febrero, un día después de los últimos desfiles de comparsas en el carnaval de este año.

Ese elevado número de visitantes, en su gran mayoría de otras ciudades de Brasil pero con casi una décima parte de extranjeros, agotó el 82,79 % de la capacidad hotelera de Río de Janeiro, urbe que organiza uno de los carnavales más famosos del mundo y el más llamativo del país.

La Secretaría informó igualmente que cerca de 4,79 millones de personas, entre cariocas y turistas, participaron en los desfiles de los 456 'blocos' (comparsas) que animaron el carnaval de este año.

A diferencia de las escuelas de samba, que desfilan para un público restringido y que pagó costosas entradas para ver en el sambódromo el que es considerado mayor espectáculo del mundo al aire libre, los 'blocos', con sus bandas musicales y animadores disfrazados, lo hacen gratuitamente en las calles en fiestas a la que cualquiera puede sumarse.

Pese a que los eventos del sambódromo que más atraen turistas son las presentaciones de domingo y de lunes de carnaval, cuando desfilan las escuelas de samba del llamado Grupo Especial, este año se vendió el 94 % de las 290.000 entradas disponibles para los cuatro días de desfiles en el recinto.

El sambódromo Marques de Sapucaí incluyó además de los desfiles principales, un día para las escuelas de la segunda división y el llamado Desfile de los Campeones.

"Río de Janeiro se supera a cada año. Vamos a trabajar para ampliar aún más estos buenos números el próximo año", afirmó el secretario regional de Turismo, Nilo Sergio Félix.

De acuerdo con las cifras oficiales, 400.000 personas embarcaron o desembarcaron durante el carnaval en el aeropuerto internacional de Río de Janeiro y otras 341.800 lo hicieron en el Santos Dumont, la terminal aérea usada para vuelos regionales.

Otros 388.480 pasajeros llegaron o salieron de la ciudad por la terminal de transportes terrestres y 26.000 más desembarcaron en el muelle marítimo de Mauá, en el que anclaron diez grandes navíos de cruceros durante el carnaval.

La tasa de ocupación hotelera en el pasado carnaval superó en diez puntos porcentuales el 72 % registrado en las fiestas de 2014, mientras que esa tasa llegó al 92 % en los 217 albergues oficialmente registrados en la ciudad, una modalidad que gana cada vez más espacio en la "Ciudad Maravillosa".