Melbourne. La minera global Rio Tinto aceleró una tendencia hacia la automatización al presentar un plan de US$518 millones para impulsar el uso de los trenes sin conductores en Australia, aumentando su apuesta por un futuro donde las máquinas en lugar de los mineros realizarán la mayor parte del trabajo.

La segunda mayor minera de hierro del mundo, que ya cuenta con camiones sin conductor, planea contar con trenes totalmente automatizados en su red ferroviaria de 1.500 kilómetros en el noroeste de Australia desde el 2014, para ayudar a aumentar la producción en un 60% para el 2015.

Los trenes readaptados serán operada como una misión espacial desde una sala de control en Perth, a 1.500 kilómetros de distancia, desde donde Rio ahora dirige sus camiones sin conductor.

"Esto no es sólo acerca de recortes de empleos. No se trata de eso. Esto es acerca de que nosotros sigamos siendo competitivos", dijo Greg Lilleyman, presidente de operaciones de Rio Tinto en Pilbara, a la radio Australia Broadcasting Corp después del anuncio el lunes.

Rio dice que quiere evitar el forzar a los trabajadores a operar bajo el calor abrasador de Pilbara, una región desértica que se encuentra entre los distritos de mineral de hierro más ricos en el mundo, pero la automatización también permitirá superar la escasez de mano de obra calificada.

La escasez ha sido impulsado por un auge récord de la inversión en minería y energía, con US$230.000 millones en proyectos en curso o aprobados en Australia. Los sueldos se han disparado hasta el punto que un conductor de camión puede ganar más de US$100.000 al año.

Al menos la mitad de los 500 conductores de trenes de Rio Tinto podrían perder sus puestos de trabajo actuales, mientras que el resto podría ser utilizado en cerca de una quinta parte de la red que aún necesita conductores.