La polémica por el arriendo del local de Ripley en el Alto Las Condes llegó a su fin este viernes con la firma de un acuerdo entre Cencosud –propietaria del centro comercial- y la tienda ligada a la familia Calderón.

De este modo, Ripley pudo abrir la cortina de su local en el mall del sector oriente (zona de mayor ingreso) de la capital chilena, luego de cuatro días de cierre en un conflicto desatado por el valor del alquiler de la sucursal.

"Ambas empresas ponen fin a las diferencias que llevaron al cierre temporal a público de la tienda en el centro comercial", señala el comunicado que da cuenta del avenimiento.

El acuerdo pactado entre el conglomerado controlado por Hosrt Paulmann y Ripley, sin embargo, quedó bajo una cláusula de confidencialidad.

Además, Cencosud levantará la demanda arbitral que se había iniciado en el Centro Arbitral y de Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS).